Más de la mitad de la población adulta brasileña, 86 millones de personas, está dentro del grupo de riesgo o presenta factores que los hacen más vulnerable al contagio del nuevo coronavirus, sobre todo por la desigualdad sufrida durante su fase de crecimiento, según una investigación científica de la Universidad Federal de Sao Paulo (Unifesp).

La herencia de la desigualdad social secular brasileña está presente, ya que los más vulnerables son los que menos escolaridad tienen y, por lo tanto, peores empleos y condiciones de vivienda y menor acceso a la salud, vacunas y tratamiento a lo largo de sus vidas.

De las personas que están dentro del grupo de riesgo por edad para el nuevo coronavirus, el 30% de ellos tiene al menos un factor que puede empeorar su condición, 15% tiene dos factores y el 9% tres o más.

Son personas mayores de 65 años portadores de enfermedades crónicas como las cardiovasculares, diabetes, hipertensión, pulmonares, cáncer y dolencias cerebrovasculares, además de tabaquismo, obesidad y asma, de acuerdo al estudio.

En base a 51.770 participantes de la Pesquisa Nacional de Salud, el trabajo fue coordinado por el profesor del Departamento de Medicina Preventiva de la Escuela Paulista de Medicina de la Unifesp, Leandro Rezende, y será publicado en la revista de salud de la Universidad de Sao Paulo (USP).

El estudio dice que los adultos mayores que no concluyeron la educación primaria están en el primer grupo de riesgo, con 80% de peligrosidad ante el virus, contra el 46% de riesgo de los que tienen estudios terciarios o universitarios.

"La gente con menos escolaridad tiende a tener un nivel socioeconómico más bajo y menos acceso a recursos básicos, tiene vínculos de empleo frágiles y vive en la pandemia en lugares donde es difícil el distanciamiento físico", explicó el jefe de la investigación.

El 67% de los brasileños mayores de 65 años apenas terminó la primaria y tenía 12 años en 1967, en los primeros tres años de la dictadura militar, cuando comenzó el proceso de reducción del acceso a la educación pública.

Los estados más desarrollados o menos pobres de Brasil como San Pablo, Río de Janeiro y Rio Grande do Sul o Santa Catarina tienen mayor población en grupo de riesgo a raíz de que la longevidad es mayor, de acuerdo al trabajo.

El estado de San Pablo, el más poblado de Brasil con 46 millones de habitantes y el corazón económico del país, es el que más casos tiene de coronavirus.

En tanto, Colombia reforzó el control militar en su frontera con Brasil, ante el avance de la pandemia de coronavirus en el país más grande de sudamérica. El gobierno de Iván Duque decidió hacer lo mismo en el límite con Perú, otro de los paises muy afectados por la difusión del coronavirus.

También el Paraguay decidió reforzar el cierre de su zona limítrofe con Brasil. El presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, remarcó que no reabrirá sus fronteras con Brasil, hasta tanto no se controle la propagación del coronavirus.