Estados Unidos anunció sanciones contra la cúpula de Hezbollah, en una decisión coordinada con las monarquías del golfo Pérsico, que además incluyeron al grupo islamista libanés y a su líder en su lista de organizaciones y personas "terroristas".

Se trata de la tercera ronda de sanciones que Washington impone a Irán o sus aliados, como Hezbollah, desde que la semana pasada el presidente Donald Trump anunció la salida de Estados Unidos del pacto nuclear con Teherán.

Las penalidades recaen sobre el secretario general de Hezbollah, Hassan Nasrallah, su vicesecretario, Naim Qaseem, y otros tres cabecillas, informó el Departamento del Tesoro estadounidense en un comunicado. Las sanciones se dirigen contra el cuerpo político más alto del grupo libanés, el Consejo de Shura, al que Estados Unidos atribuye la planificación de las actividades religiosas, militares y estratégicas del grupo chiita, según detalló el comunicado.

El secretario del Departamento del Tesoro norteamericano, Steven Mnuchin, consideró que la acción conjunta de Estados Unidos con otras naciones asesta un golpe a Irán y a la "influencia desestabilizadora" de Hezbollah en la región.