Uno de los principales asuntos en la guerra entre Rusia y Ucrania es el impacto económico para el mundo. El precio del petróleo, por ejemplo, se disparó en los últimos días, y ahora Estados Unidos prohibió las importaciones desde Rusia. Las sanciones económicas no son solo de los países, sino que muchas empresas decidieron suspender sus operaciones o retirarse del mercado ruso. Sin embargo, esas medidas pueden costar caro.

Y una empresa que vivirá eso bien de cerca es Apple, que perderá al menos tres millones de dólares por día —o alrededor de 1.140 millones de dólares al año— únicamente en ventas de iPhones por retirarse del mercado ruso tras la invasión a Ucrania que ordenó el presidente Vladimir Putin. 

El cálculo fue realizado por el portal Burga, con sede en Lituania, sobre la participación de mercado rusa más reciente registrada de Apple y los ingresos de la compañía por ventas a partir de 2021.

Aunque Rusia no representa una participación significativa en los ingresos de los productos de Apple —únicamente en el último año a Apple le ingresaron 123.000 millones de dólares—, la salida del gigante tecnológico que dirige Tim Cook probablemente deje una marca en las ventas de smartphones, que últimamente experimentaron un rápido crecimiento en el país.

El 15% de los smartphones vendidos en Rusia son de Apple

"La salida de Apple en Rusia pone fin a la difícil relación entre las dos entidades. En particular, Rusia promulgó en el pasado políticas cuestionables para que empresas como Apple las cumplan. Recientemente, Apple se había adherido a un mandato del gobierno de abrir oficinas en Rusia para ofrecer servicios en línea allí", se lee en el informe.

China, el ganador silencioso en un mercado creciente

Según datos de International Data Corporation recopilados por Burga, el 15% de las ventas de smartphones en Rusia son de Apple. Por encima están la japonesa Samsung, con un 34%, y la china Xiaomi, con 26%. Completan el top 5 las también chinas Realme, con 8%, y Poco, con 3%.  

El problema de Apple podría ser aún mayor. Es que los ingresos por ventas de smartphones en Rusia vienen en un aumento constante en los últimos años: en 2019 la cifra era de 5.200 millones de dólares, y en 2020 saltó a 5.930 millones. De hecho, en los últimos siete años el número creció un 200%.

De todas formas, Apple no es el único perdedor. Samsung, el mayor vendedor de celulares en el país, también anunció que dejará de enviar productos a Rusia. ¿Qué va a pasar en el país que actualmente invade Ucrania? 

"La salida de los dos fabricantes podría ser una ventana de expansión para los operadores chinos que probablemente se queden. Sin embargo, dichas empresas podrían sufrir el impacto de cualquier sanción de seguimiento que pueda impedir que las empresas operen en Rusia utilizando tecnología de origen estadounidense".  China tiene, entonces, una oportunidad única. Hasta ahora, no accionó sobre la invasión rusa y, en redes sociales, mostró apoyo a las autoridades del Kremlin.