La Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobó por amplia mayoría una ley para incrementar las medidas de seguridad en las escuelas, el mismo día en que miles de estudiantes de todo el país recordaron la masacre de Parkland, ocurrida hace un mes, en la que murieron 17 jóvenes.

La llamada Acta por el Alto a la Violencia en la Escuela, surgida de un acuerdo entre republicanos y demócratas fue aprobada por 407 votos a favor y 10 en contra, y prevé fondos por u$s50 millones para capacitación, entrenamiento y otras iniciativas para mejorar la seguridad en las escuelas, y otros u$s25 millones para la compra de elementos como detectores de metales, cerraduras reforzadas y tecnologías para notificación de situaciones de emergencia a las fuerzas de seguridad. Los fondos serán administrados por el Departamento de Justicia.

Legisladores consultados por medios estadounidenses reconocieron que la ley es una respuesta directa al tiroteo de Parkland.

La vocera de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo que el presidente Donald Trump "aplaude" el proyecto girado al Senado, y que es "un paso importante para mantener la seguridad de los estudiantes estadounidenses".

El proyecto de ley no incluye una polémica propuesta de Trump, para que los maestros vayan armados a los colegios. Al respecto, el diputado demócrata Jerrod Nadler, destacó que "dado que el presidente Trump y otros funcionarios han indicado que creen que armar a los docentes es una parte de la solución a este problema, era importante para mis colegas y para mí asegurarnos que este programa, al menos, no será usado para ese propósito, que pondrá en peligro a los estudiantes en lugar de protegerlos".

La norma también permite el desarrollo y operación de sistemas de reporte anónimo de situaciones de posible violencia en escuelas, incluyendo aplicaciones móviles, líneas de teléfono y sitios web a tal efecto.

No obstante, legisladores de ambos partidos coincidieron en que será necesaria legislación adicional para avanzar en la seguridad escolar.

Poco antes de que se votara la norma, alumnos de 3.000 establecimientos fueron saliendo en todo el territorio nacional al dar las 10 de la mañana en cada huso horario y permanecieron manifestando durante 17 minutos, uno por cada víctima en la secundaria Marjory Stoneman Douglas de Parkland.

El reclamo cubrió el país de Este a Oeste, exigiendo mayor control de armas y otras medidas para terminar con las masacres, con lo cual adquirió un volumen político muy superior a la mera recordación de las víctimas.

En la propia Parkland, los cerca de 3.000 alumnos hicieron su paro de 17 minutos, siguieron con una marcha silenciosa en el edificio y terminaron concentrados en una cancha lindera de fútbol americano, que fue difundida en vivo por la CNN.