La economía de Estados Unidos muestra una "marcada mejoría" desde que la pandemia de coronavirus la hundió en la recesión, pero el camino a seguir sigue siendo incierto y la Reserva Federal está lista para hacer más si es necesario, dijo el presidente de la Fed, Jerome Powell, en una presentación ante el Congreso.

Basado en un repunte en el empleo y el gasto de los hogares, Powell aseguró que el país aún se mantiene lejos de donde estaba "y el camino a seguir sigue siendo muy incierto… Es probable que se produzca una recuperación completa sólo cuando la gente confíe en que es seguro volver a participar en una amplia gama de actividades" con el coronavirus bajo control.

Hasta entonces, las autoridades de la Fed "se mantienen comprometidas a utilizar nuestras herramientas para hacer lo que podamos, durante el tiempo que sea necesario, para garantizar que la recuperación sea lo más fuerte posible y limitar el daño duradero a la economía", dijo Powell a Comisión de Servicios Financieros de la Cámara baja.

El presidente de la Fed respondió preguntas sobre la respuesta del banco central a la pandemia y su implementación de la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por el Coronavirus (Cares, por su sigla en inglés).

La ley Cares por USD2,3 billones, aprobada a fines de marzo, fue la base de la respuesta económica del gobierno federal a la pandemia y, en particular, autorizó al Departamento del Tesoro a financiar una serie de programas de préstamos y créditos de la Fed.

El estado de la economía y la trayectoria de la pandemia es un tema central en las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

La Fed respondió recortando las tasas de interés a casi cero, aumentó las compras de bonos y lanzó casi una docena de líneas de crédito de emergencia, varios con respaldo del Tesoro.

Powell dijo que en total la Fed ha "ayudado a desbloquear" USD1 billón de financiamiento para evitar la quiebra de empresas para que puedan volver a contratar trabajadores más fácilmente cuando la economía se recupere. Pero no toda esa cantidad ha logrado llegar a manos de los que la necesitan.

Posteriomente el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, aseguró que la economía de Estados Unidos tendrá un fuerte crecimiento en el tercer trimestre, aunque sigue siendo necesario un nuevo paquete de ayuda oficial.

"Pienso que veremos un crecimiento formidable en el tercer trimestre, alimentado por sólidas ventas minoristas, construcción de viviendas, un crecimiento de la industria manufacturera y un alza de la actividad de las empresas", destacó Mnuchin en la audiencia ante la Cámara de Representantes.

" Estados Unidos está en el centro de la reactivación económica más rápida de todas las crisis", aseguró.

Sostuvo sin embargo que "algunos sectores particularmente afectados por la pandemia necesitan una ayuda adicional".

Este apoyo debe ser votado por el Congreso, donde las discusiones entre demócratas y republicanos naufragan sistemáticamente desde hace dos meses.