Un pasajero que resultó estar infectado con la variante delta del coronavirus vulneró las medidas de confinamiento dispuestas por las autoridades argentinas a su regreso al país, informó la Dirección Nacional de Migraciones este martes.

"Migraciones detectó que uno de los ingresantes con variante delta incumplió el aislamiento", indicó el organismo en un comunicado al que tuvo acceso Sputnik​​​.

El organismo migratorio detectó que el pasajero, que ingresó al país el pasado 26 de junio procedente de la ciudad estadounidense de Miami, no se encontraba en su vivienda de la ciudad de Buenos Aires el pasado 1 de julio, durante un operativo de control aleatorio.

Pese a que este viajero había aportado información imprecisa en su declaración jurada, Migraciones pudo constatar el piso de la vivienda y así se corroboró su ausencia.

"Al no atender en el edificio se lo llamó por teléfono al número que figuraba en la declaración jurada, pero la persona tampoco respondió", contó la directora de la Dirección Nacional de Migraciones (DNM), Florencia Carignano.

Este viajero es uno de los nueve casos positivos con la variante delta del covid-19 de los que informó el Ministerio de Salud en la víspera.

Migraciones presentó una denuncia penal contra el ciudadano.

De los nueve infectados con la variante delta que ingresaron al país, solo dos dieron positivo con la prueba de antígenos que se realiza a todos los pasajeros en el aeropuerto, nada más aterrizan en la terminal de Ezeiza, en la provincia de Buenos Aires (este).

El resto descubrió que estaba contagiado con el PCR de control que debe realizarse al séptimo día de aislamiento.

"Es fundamental que tomemos los recaudos necesarios para impedir la circulación comunitaria", exhorto la titular de Migraciones.

Los nueve pasajeros con la variante delta del covid-19 provenían de Estados Unidos, México y Paraguay, y tres de ellos se habían vacunado con Jannsen.

Migraciones ha controlado hasta el momento a casi 4.700 personas que volvieron del exterior.

Las autoridades sanitarias intentan ahora localizar a los contactos estrechos de los infectados para evitar la posible propagación de la variante delta, originalmente detectada en India.

Desde el momento en que Migraciones se sumó a los operativos que realizan las 24 jurisdicciones del país para confirmar la observancia de los confinamientos, el organismo verificó que los niveles de incumplimiento se redujeron a la mitad, de 40 por ciento en un inicio, a 20 por ciento en la actualidad.

Argentina no ha detectado hasta el momento infectados con la variante delta que no hayan viajado al exterior o que no estén relacionados con un pasajero proveniente del extranjero.

En la actualidad pueden entrar al país 5.200 pasajeros por semana.

El Gobierno argentino advirtió que las penas por incumplir esta normativa oscilan entre los seis meses y los dos años de prisión.

Durante las últimas dos semanas rigió un cupo de 600 pasajeros por día con la intención de retrasar la entrada de la variante delta del coronavirus.

Las fronteras continúan cerradas al turismo, al igual que permanecen suspendidos los vuelos provenientes de Reino Unido, Chile, Brasil, India, Turquía y de países africanos.

Las únicas vías habilitadas son el aeropuerto internacional de Ezeiza, en la provincia de Buenos Aires, el de San Fernando, en el mismo distrito y la terminal de la empresa fluvial Buquebús, que comunica Argentina con Uruguay a través de sus capitales.

Las variantes que circulan por el país son la gamma (Manaos), alpha (Reino Unido) y lambda (Andina).

Fuente: Sputnik



 

Coronavirus hoy en el mundo: toda la información

 

Coronavirus en la Argentina: Toda la información sobre la pandemia en todo el país

 

Vacuna coronavirus: los avances en la carrera por combatir el covid-19