Un militar que viajaba en la comitiva del presidente brasileño Jair Bolsonaro, fue arrestado por tenencia de drogas en una avión militar en el aeropuerto de la ciudad española de Sevilla, donde el presidente de Brasil debía hacer una escala en el viaje hacia Japón para participar en la cumbre del G-20 esta semana.

De acuerdo con el Centro de Comunicación Social de Aeronáutica, el militar detenido estaría involucrado en el traslado de estupefacientes, y se determinó el inicio de una investigación policial militar para determinar el alcance de los hechos.

Según publicó la agencia AFP, una vocera de la Guardia Civil en Sevilla informó que en la maleta iban "37 tabletas de cocaína que arrojaron un peso de 39 kilogramos (...) en la maleta sólo había droga".

El presidente Bolsonaro, que haría escala en Sevilla, publicó un mensaje en Twitter diciendo que fue informado por el ministro de Defensa, general Fernando Azevedo e Silva, de la detención del militar portando drogas.

Bolsonaro dijo haber determinado al ministro "inmediata colaboración con la policía española" en la investigación del caso.

"Si se comprueba la implicación del militar en ese crimen, será juzgado y condenado conforme a la ley", agregó el presidente en la publicación.

"Las fuerzas armadas tienen en su contingente alrededor de 300 mil hombres y mujeres formados en los más justos principios de la ética y la moralidad", defendió el jefe de Estado.

De la misma manera sentenció que "si se demuestra la participación del militar en este crimen, el mismo será juzgado y condenado en forma de la ley".

Por su parte, desde el Ministerio de Defensa indicaron que junto a "el Comando de la Aeronáutica repudian actos de esa naturaleza y dan prioridad a la aclaración del caso, la aplicación de los reglamentos adecuados, así como colaboran con las autoridades".

En la maleta iban “37 tabletas de cocaína que arrojaron un peso de 39 kilogramos”

El militar detenido sería un segundo sargento de la Aeronáutica que actuaba como comisario de vuelo y formaba parte del "escalón avanzado", conocido como SCAV, según O Globo.

"El militar no estaba en la comitiva oficial del presidente, era de la tripulación que quedaría en España, esa tripulación se queda en España para el intercambio de tripulaciones cuando la aeronave del presidente allí hiciera su escala", afirmó a Radio Gaúcha el vicepresidente brasileño, el general Hamilton Mourao.

El itinerario del viaje original de Bolsonaro a Japón, mostró que el avión presidencial se detendría en Sevilla el martes por la noche, pero una nueva publicación después de que el caso de los militares se conociera, mostró una escala en Lisboa y no en la ciudad española.

De acuerdo con el diario O Estado de Sao Paulo, el militar involucrado en el caso sería un sargento de la tripulación de la Fuerza Aérea que tomaría el vuelo de reserva del avión del presidente, lo que llevó al gobierno a cambiar la escala europea de Sevilla a Lisboa.

Investigación
Mientras tanto, los agentes antidroga la Guardia Civil (que trabajan en una unidad llamada EDOA, siglas de Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga) abrieron una investigación para determinar el destino de la cocaína decomisada. Todo apunta a que el destino de la mercancía era España y que el militar tenía un contacto esperándole fuera del aeropuerto para traerle la droga. Por el momento no ha sido detenida ninguna persona más y se investiga en el entorno de las principales organizaciones del narcotráfico en Sevilla.

Todo apunta a que el destino de la droga era España y que había un contacto esperando

De acuerdo con medios locales, el arresto del militar mostró la reactivación de la llamada ruta caliente de la cocaína, una vía de entrada de esta droga que fue muy utilizada por las mafias desde mediados de la década pasada hasta hace un par de años, cuando se frenaron los envíos en el aeropuerto de San Pablo. Estas rutas partían siempre de aeropuertos pequeños en Brasil y llegaban al de Sevilla tras hacer una escala en Lisboa, señalan los medios sevillanos.