Apenas dos días después del atentado terrorista en Noruega donde murieron cinco personas, otro hecho de violencia sacudió a Europa. Esta vez se trata de David Amess, un diputado conservador británico que murió apuñalado hoy durante un encuentro con sus votantes en Leigh-on-Sea, en el suroeste de Inglaterra.

La víctima tenía 69 años y representaba a Southend West en Essex desde 1997. Alineado con Boris Johnson, Amess celebraba un evento en la iglesia Belfairs Methodist durante el mediodía cuando fue atacado por un hombre de 25 años, que lo apuñaló varias veces antes de ser detenido.

El diputado “fue atendido por los servicios de emergencia pero, lamentablemente, murió en el lugar” poco después del ataque, mientras que el asesino fue capturado por la policía y ya está bajo custodia. "Hemos recuperado un cuchillo de la escena y no estamos buscando a nadie más en relación con el incidente", comunicó la policía.
 

La policía capturó al sospechoso

"En estos momentos no hay ningún elemento que apunte a que pueda tratarse de un ataque terrorista. Las investigaciones determinarán si se trata o no de un incidente de ese tipo”, indicó Ben-Julian Harrington, jefe de la policía de ese condado.

Quién era David Amess

El diputado conservador era padre de cinco hijos y ejercía la función pública desde 1983. Comenzó su carrera como maestro de escuela primaria al este de Londres después de graduarse en economía y gobierno en la Universidad de Bournemouth. Más tarde se convirtió en consultor de contratación.

Criado en el catolicisimo en un país anglicano, era de los más fuertes opositores del aborto. Además, entre los temas que más importancia le daba estaban el bienestar y la defensa animal, a tal punto que fue uno de los pocos parlamentarios conservadores a favor de la prohibición de la caza del zorro, y la pobreza energética.

En el referéndum del Brexit votó a favor. Fue nombrado caballero en la lista de honores del año nuevo 2015 por servicio político y público. 

La mayoría de sus esfuerzos de campaña en los últimos años estuvieron asociados con la ciudad costera de Essex que representaba, incluida su campaña de larga duración para hacer de Southend una ciudad.

El recuerdo de Amess y otros funcionarios públicos asesinados

El primer ministro británico lamentó la muerte de Amess, a quien definió como "una de las personas más amables, agradables y gentiles de la política", que tenía "un historial sobresaliente en la aprobación de leyes para ayudar a las personas más vulnerables". “Todos nuestros corazones están llenos de conmoción y tristeza hoy”, declaró.

Las banderas fuera de las Casas del Parlamento se colocaron a media asta como muestra de respeto por el hombre de 69 años. El líder de la oposición, Keir Starmer, dijo que era un "día oscuro e impactante", y calificó a Amess como un "servidor público dedicado".

El secretario de salud, Sajid Javid, dijo que estaba devastado por la pérdida de "un gran hombre, un gran amigo y un gran diputado asesinado mientras cumplía su función democrática", mientras que su amiga y diputada de Portsmouth North, Penny Mordaunt, lo llamó " un hombre increíble y amable que sabía lo que importaba en la vida ”que había servido a su comunidad con“ todo su corazón ”.

El canciller, Rishi Sunak, dijo: “El peor aspecto de la violencia es su inhumanidad. Roba la alegría del mundo y puede quitarnos lo que más amamos. Hoy, hizo falta un padre, un esposo y un colega respetado ".

Es el segundo asesinato de un funcionario público en los últimos cinco años, después que un simpatizante neonazi matara a la diputada eurófila Jo Cox en plena calle, una semana antes del referéndum del Brexit en 2016. “La Fundación Jo Cox está horrorizada de conocer la noticia del ataque a Sir David Amess. Pensamos en él, en su familia y en sus seres queridos en este momento tan angustioso”, tuiteó la institución creada en recuerdo de la diputada laborista asesinada a los 41 años.

En 2010, el diputado laborista Stephen Timms fue apuñalado por una mujer tras haber votado a favor de la intervención británica en la guerra de Irak. Y diez años antes, el asistente del diputado liberaldemócrata Nigel Jones murió durante un ataque con sable en un encuentro con electores locales cuyo objetivo era el legislador.