Igal Amir, quien cumple una condena a cadena perpetua por el asesinato del primer ministro israelí Isaac Rabin en 1995, solicitó al Tribunal Supremo un nuevo juicio por "intento de homicidio", ya que alega que él no mató al líder. Para Ajur, de acuerdo a lo expresado en el diario israelí The Times of Israel, "otra persona" mató a Rabin cuando Amir estaba a punto de hacerlo.