El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, fue sacado a la fuerza de la embajada de Ecuador en Londres por policías que lo arrestaron dentro del edificio donde permanecía refugiado desde 2012, poco después de que Ecuador revocara su asilo. El presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, dijo que su gobierno le había retirado el asilo, que obtuvo tras refugiarse en la embajada, por "repetidas violaciones a las convenciones internacionales".

El ciberactivista australiano, de 47 años, no salía desde 2012 de la embajada, a donde había ingresado para evitar una extradición a Suecia para enfrentar acusaciones en el marco de un caso de abuso sexual que ya ha sido cerrado. Assange dijo siempre que, de salir de la embajada, será extraditado a Estados Unidos para ser juzgado por haber publicado documentos militares y cables diplomáticos clasificados a través de WikiLeaks, robados al Pentágono y el Departamento de Estado.

Publicó documentos militares y cables diplomáticos clasificados con el WikiLeaks

Assange fue llevado ante una corte de Londres donde un juez lo halló culpable de haber violado los términos de su libertad bajo fianza. La primera ministra británica, Theresa May, dijo ante el Parlamento queel hecho demuestra que "nadie está por encima de la ley".

Imágenes tomadas por la agencia de noticias audiovisual rusa Ruptly mostraron a cinco o seis hombres vestidos de traje que sacaron a Assange de la embajada esposado, tomado de los brazos y los pies y lo subieron a un camión policial. Con el pelo atado, con crecida barba blanca y de semblante demacrado, Assange hizo un ademán con una mano y dijo "el Reino Unido debe resistir", mientras era llevado contra su voluntad.

Horas más tarde, el Departamento de Justicia estadounidense anunció cargos contra Assange por haber conspirado para hackear una computadora del gobierno y puede enfrentar hasta 5 años de cárcel.