Tras los tres atentados sufridos en el aeropuerto de Kabul y sus alrededores, funcionarios del servicio de inteligencia de Estados Unidos confirmaron que el grupo Estado Islámico-Khorasan estuvo detrás del ataque de este jueves. 

Por otra parte, por medio de un chat de Telegram, el grupo denominado como ISIS-K se autoproclamó como el responsable de los atentados sufridos este 26 de agosto en Afganistán. 

Atentados en Afganistán 

El Estado Islámico de Khorasan, también conocido como IS-K o ISIS-K se auto adjudicó los ataques y las fuerzas no descartan que haya muchas más en las próximas horas. El ISIS-K es una rama autoproclamada del grupo terrorista que surgió por primera vez en Siria e Irak.

El movimiento fue fundado hace tres año y continúa activo, según informaron desde el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS). 

A pesar que los afiliados al movimiento terrorista comparten las mismas ideologías y tácticas, la profundidad de su relación con respecto al Estado Islámico y su mando nunca se ha establecido por completo.

ISIS-K 

El nombre del grupo proviene de su terminología para el área que incluye Afganistán y Pakistán: “Khorasan”.

No es la primera vez que atacan con semejante magnitud, ya que el CSIS dijo que el ISIS-K  fue responsable de casi 100 ataques contra civiles en Afganistán y Pakistán, así como de aproximadamente 250 enfrentamientos con las fuerzas de seguridad estadounidenses, afganas y paquistaníes desde enero de 2017.

En este mismo contexto, los funcionarios antiterroristas de la ONU comentaron en junio, que había realizado 77 ataques en Afganistán en los primeros cuatro meses de este año, frente a 21 en el mismo período en 2020.

Los ataques del año pasado incluyeron un ataque contra la Universidad de Kabul en noviembre y un bombardeo de cohetes contra el aeropuerto de Kabul un mes después.

Integrantes de ISIS-K 

Funcionarios de inteligencia estadounidenses dijeron a CNN que entre los miembros de ISIS-K hay “un pequeño número de yihadistas veteranos de Siria y otros combatientes terroristas extranjeros”, y dijeron que Estados Unidos había identificado a entre 10 y 15 de sus principales operativos en Afganistán.

“ISIS-K ha estado esperando una oportunidad como esta, donde sus combatientes pueden explotar el caos de la situación en el terreno para tener la oportunidad de matar a soldados estadounidenses”, explicó a The New York Times Colin P. Clarke, analista de contraterrorismo en Soufan Group, un Empresa consultora de seguridad con sede en Nueva York, en referencia a la filial Khorasan del grupo Estado Islámico en Afganistán.