El gobierno de Vladimir Putin anunció hoy que expulsará a 23 diplomáticos británicos, cerrará un consulado de Reino Unido y cesará las actividades del British Council en respuesta a las acciones “provocadoras” de Londres a raíz del envenenamiento de un ex agente doble ruso. 

"Veintitrés miembros del personal diplomático de la embajada británica en Moscú son declarados persona non grata y serán expulsados antes de una semana”, anunció el ministerio ruso de Relaciones Exteriores.También decidió cesar las actividades del British Council, la organización internacional del Reino Unido para las relaciones culturales y educativas, en todo el país. 

Esta decisión es la respuesta a las “acciones provocadoras” de Reino Unido y a las “acusaciones infundadas sobre el incidente ocurrido en Salisbury”, afirmó.

El gobierno ruso hizo este anuncio tras convocar al embajador británico Laurie Bristow, en la víspera de unas elecciones presidenciales que previsiblemente darán a Vladimir Putin su cuarto mandato en el Kremlin. 

La primera ministra británica, Theresa May, respondió asegurando que las represalias de Moscú no cambian “nada a los hechos” ni a la “culpabilidad” de Rusia en el envenenamiento del exespía ruso y su hija. 

El Reino Unido ya había “anticipado una respuesta de este tipo”, afirmó. El Consejo de Seguridad Nacional británico se reunirá a principios de la semana que viene “para considerar los próximos pasos”, afirmó el ministerio de Relaciones Exteriores. 

La crisis estalló después de que el exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia se viesen expuestos el 4 de marzo a un agente neurotóxico identificado como Novichok, en la ciudad inglesa de Salisbury, que los dejó en estado crítico.