El número de casos de coronavirus entre la población latina en Estados Unidos puede aumentar durante el verano boreal con respecto a los datos de mayo, después de una reapertura de la actividad económica "muy prematura", según un grupo de trabajo de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

En una entrevista con Efe, el director del Centro para el Estudio de la Salud y Cultura Latina de UCLA, David Hayes-Bautista, señaló que mientras que los casos de contagio de la COVID-19 están bajando "lentamente" entre los blancos, las tasas de los latinos y otras minorías "se han estabilizado o incluso aumentado".

"No preveo un verano tranquilo. (...) En nuestro hospital, por ejemplo, en el que tenemos un 90% de pacientes latinos, está ahora con un 50% de casos más que a principios del mes de mayo", dijo el profesor de Medicina, en tono de alerta.

Para Hayes-Bautista, la reapertura de establecimientos y lugares de trabajo en el país ha sido "muy prematura", un movimiento que puede afectar particularmente a los hispanos por los tipos de trabajo que generalmente desempeñan.

"Parece que la reapertura fue muy prematura y que habrá picos encima de la estabilidad de los casos (en verano", auguró el experto, que también forma parte de la Coalición Latina por una California Sana (LCHC, en sus siglas en inglés).

Algunos centros de estudios latinos, como la organización Enlace Latino de Carolina del Norte, destacaron en sus informes que el contagio familiar, en los centros laborales y las limitaciones de seguridad económica son los principales factores que provocan que la comunidad esté más en riesgo.

No reconocidos

De este modo, los latinos se convierten en uno de los grupos minoritarios más afectados por el coronavirus en el país, una tendencia que puede mantenerse a lo largo del verano.

Según datos de la Oficina de Estadísticas Laborales, más del 23% de los trabajadores hispanos en Estados Unidos tienen un empleo en actividades "altamente expuestas" a la COVID-19, convirtiendo a este grupo en el que tiene mayor cantidad de empleados en sectores como la restauración, las ventas minoristas y el turismo.

Al respecto, Hayes-Bautista lamentó que los latinos son "trabajadores esenciales no reconocidos", por lo que no han recibido los equipos de protección personal y otras medidas de prevención "necesarias".

"Los latinos, es decir, trabajadores agrícolas, empleados del hogar, mozos de almacén, conductores de camiones, mecánicos, empleados de la construcción y asistentes de enfermería, entre otros, no pueden hacer sus trabajos desde casa y sus esfuerzos permiten que otros sí puedan", recordó el médico, uno de los mayores especialistas en salud latina de la nación.