Las solicitudes de subsidios por desempleo en los Estados Unidos volvieron a subir luego de registrar un mínimo no visto desde 1969, informó en Washington la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) del Departamento de Trabajo.

En la semana que finalizó el 27 de noviembre cerca de 222.000 personas solicitaron nuevas prestaciones por desempleo tras haber sido despedidas, lo cual representa 28.000 más que la cifra revisada la semana anterior de 194.000.

El incremento confirma que la cifra registrada la semana anterior se debió a fluctuaciones estacionales, propios de un índice semanal y de las fechas de fin de año.

Promedio

No obstante, la suba de pedidos fue menor a la estimada pues un grupo de economistas consultados por la agencia Bloomberg esperaba un total de 240.000 solicitudes.

La cifra, que aún se sitúa en niveles mínimos desde que comenzó la pandemia, sugiere que el mercado laboral estadounidense continua en recuperación.

El promedio de pedidos del ultimo mes (que permite suavizar la volatilidad semanal) cayó a 238.750, mientras que al 13 de noviembre había 1,96 millones de personas que recibían esta prestación social, rompiendo la barrera de los dos millones en un nuevo mínimo desde que comenzó la pandemia.

Nueva cepa

En los últimos meses, el número de vacantes de puestos de trabajo se ubicó en números cercanos a récords en los Estados Unidos (con un total de 10,4 millones de vacantes a septiembre).

Los empleadores han tenido dificultades para atender la creciente demanda y ocupar los puestos vacantes en el marco de un mercado laboral relativamente escaso, y aún la población económicamente activa del país no retornó a los niveles previos a la pandemia.

No obstante, la nueva variante Ómicron del coronavirus representa un riesgo para la continuidad de estas tendencias.