Los diputados franceses aprobaron el controvertido proyecto de ley sobre "seguridad global", que penaliza la difusión maliciosa de imágenes de la policía, una iniciativa del Gobierno de Emmanuel Macron considerada por sus oponentes como "liberticida", que ahora pasará al Senado.

Tres días después del final de los debates y tras manifestaciones que reunieron a miles de opositores en toda Francia, los diputados aprobaron por 388 votos a favor, 104 en contra y 66 abstenciones el texto, presentado por el oficialista La República en Marcha (LREM) y su aliado Agir.

El siguiente paso del proyecto para convertirse en ley será el Senado, donde será debatido en enero próximo.

Para "proteger a los que nos protegen", sobre todo "en las redes sociales", el partido presidencial quiere castigar con un año de prisión y una multa de 45.000 euros (53.000 dólares) la difusión de "la imagen del rostro o cualquier otro elemento de identificación" de los miembros de la fuerza policial en intervención, cuando "dañe" su "integridad física o psicológica", detalló la agencia de noticias francesa AFP.