La Cámara de Diputados de Brasil aprobó una reforma del régimen tributario y la remitió al Senado, que tendrá la última palabra en relación con ese proyecto apoyado por el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro.

La única alteración de fondo del texto aprobado por los diputados con 398 votos a favor y 77 en contra grava en un 15% las ganancias por dividendos, que están exentos en el país desde 1995.

La propuesta inicial, presentada por el Gobierno, establecía una tributación del 20% sobre ganancias por dividendos, pero esa tasa fue reducida en cinco puntos porcentuales en medio de unos fuertes debates en la Cámara baja.

Aún así, el Ministerio de Economía consideró que ese impuesto del 15% acabará con ciertos "privilegios" impositivos y ayudará a reducir la tributación a empresas y trabajadores.

De hecho, a modo de compensación, el proyecto aprobado por la Cámara de Diputados prevé que los impuestos que las empresas pagan sobre sus rentas bajen del actual 15% al 8 por ciento.

En cuanto a los trabajadores, eleva a 2.500 reales (unos 500 dólares) el salario mínimo imponible, que hasta hoy es de 1.900 reales (380 dólares).

El proyecto será remitido ahora al Senado, que ya discute una iniciativa propia para una reforma tributaria de mucho más alcance, que incluye la posibilidad de unificar muchos de los impuestos que hoy aplican el Gobierno federal y las administraciones regionales y municipales y que en algunos casos se superponen.

La simplificación del complejo sistema tributario brasileño es también defendida por el Gobierno de Bolsonaro, que sin embargo no incluyó ese punto en la propuesta ahora aprobada por la Cámara de Diputados.

Telcos cuestionan

El proyecto recibió críticas desde el sector de las telecomunicaciones, ya que los cambios al sistema básico de impuesto a la renta de Brasil que aprobó la Cámara Baja probablemente aumentarán los costos operativos para los operadores de ese sector y afectarán las inversiones críticas del sector, incluida la tecnología 5G, destacó el sitio BNamericas tras hablar con ejecutivos y expertos de la industria.

“La aprobación corre el riesgo de engrosar aún más la carga tributaria para la conectividad en un país que ya es líder en impuestos a los servicios de telecomunicaciones e internet”, señaló el titular de la asociación de telecomunicaciones Conexis Brasil Digital, Marcos Ferrari.

Ferrari señaló que el sector ya contribuye significativamente a la recaudación de impuestos, así como a los ingresos, el empleo y el acceso a internet, y debería tener una carga tributaria más liviana, no más pesada.

Los operadores pagaron 60.600 millones de reales (11.600 millones de dólares) en impuestos el año pasado, o aproximadamente el 42% de los ingresos netos del sector, por una de las mayores cargas impositivas de telecomunicaciones del mundo, según Conexis.

Si la versión actual del proyecto de ley se convierte en ley, afectará fuertemente las inversiones, la llegada de 5G “y las perspectivas que la tecnología puede traer al desarrollo económico y social del país”, advirtió Ferrari.

Gastos

Gomes Junior citó un estudio de BTG Pactual que arrojó que las empresas de telecomunicaciones experimentarán una caída en los ingresos netos de alrededor de 8,6% según el proyecto de ley aprobado.

Entre otros cambios, los legisladores autorizaron una reducción de 15% a 8% del impuesto sobre la renta de las sociedades, conocido como IRPJ, mientras que la denominada contribución social al impuesto sobre la renta neta, CSLL, bajará de 9% a 8%.

Para las personas, la Cámara de Diputados aprobó subir el umbral de quienes no pagan impuesto sobre la renta. Actualmente están exentos del tributo quienes reciben un salario mensual de hasta 1.903 reales (US$368), cifra que se incrementará a 2.500 reales.

“Aumentan la carga de las empresas que producen y obtienen beneficios, pero no interfieren en el gasto público, que es donde está el problema. Ahora se ponen todos de acuerdo, empresas y empleados, en contra de los cambios", aseveró Gomes Junior.