El Gobierno de España aprobó el anteproyecto de la llamada Ley de Memoria Democrática que prevé declarar nulos los juicios sin garantías del franquismo, incorporar en los planes de estudio materias sobre los años previos a la dictadura y la Guerra Civil y dota al Estado de recursos para recuperar restos de las fosas comunes.

La iniciativa también impulsa transformar el Valle de los Caídos, la basílica que ordenó construir Franco y que hasta el año pasado albergó sus restos, en un cementerio civil y crea un banco de ADN que facilite la identificación de los restos todavía pendientes de recuperación en miles de fosas comunes aún no exhumadas.

Del mismo modo, la normativa buscar habilitar la creación de un Censo Nacional de Víctimas que permita recabar información sobre los fusilados y exiliados durante la Guerra Civil y la posterior Dictadura.

El anteproyecto aprobado por el Consejo de Ministros prevé además crear la Fiscalía de Sala de Memoria Democrática y Derechos Humanos para proteger los derechos de las víctimas de la represión, consignó el diario La Vanguardia.

El texto, que deberá ser debatido ahora por Diputados, actualiza la Ley de Memoria Histórica de 2007 y según adelantó la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, se plantea aplicar en etapas que garanticen su viabilidad presupuestaria y culminar la reparación de las víctimas del franquismo.

El anteproyecto establece la búsqueda de personas desaparecidas "como una responsabilidad de Estado", e incluye medidas como el impulso al mapa de fosas y al protocolo de exhumaciones, indicó la Vicepresidencia en sus redes sociales.

La protección de los archivos que permitan recuperar la memoria, el impulso a la investigación de episodios históricos represivos, e incluso el retorno de fondos documentales a España del exilio también se incorporan a esta Ley de Memoria Democrática.

"La memoria, la justicia y la reparación deben ser cuestiones de Estado. Hoy damos un paso más en el reconocimiento a las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura. Hoy cerramos un poco más las heridas; podemos mirar al pasado con mayor dignidad", celebró en Twitter el presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez.

El líder de Unidas Podemos y vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, destacó que "es un día de orgullo democrático" y subrayó que con la normativa España "reconocerá a las heroínas y los héroes de la lucha por la democracia, con justicia y memoria".