El presidente de Irán, Hasán Rohaní, resaltó que las conversaciones en Viena (Austria) sobre el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés) abrieron un "nuevo capítulo" en los esfuerzos por salvar el acuerdo nuclear.

"Hoy se escucha una sola voz, que es que todos los que rodean el acuerdo nuclear han llegado a la conclusión de que no hay mejor solución que el JCPOA y no hay otro camino que su plena implementación", afirmó Rohaní, citado por el canal Press TV, según informó el sitio web RTenespañol.

En declaraciones durante una reunión de gabinete en Teherán, el mandatario iraní calificó la intención de EE.UU. de mantener un diálogo con su país de "una victoria de la nación" que no se debe "subestimar". "EE.UU. quiere arrepentirse y regresar al JCPOA. Ahora, tenemos que ver qué tan cierto es y qué tan fiel es a sus palabras en la práctica. No queremos hacer un juicio final ahora", añadió al respecto.

Washington abandonó el acuerdo en 2018 y reimpuso sanciones económicas contra la República Islámica, contraviniendo la Resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU. Al respecto, Rohaní aseguró que su Administración supo manejar tan bien las severas sanciones y la campaña de "máxima presión" que sus enemigos se vieron obligados a admitir su derrota. 

La primera ronda de conversaciones en la capital austriaca, en el formato 4+1 (Reino Unido, China, Francia, Rusia y Alemania), contó con la participación de una delegación estadounidense encabezada por Rob Malley, enviado especial de la Administración Joe Biden para Irán. No obstante Malley no se reunió con la parte iraní, que anteriormente había rechazado las conversaciones directas con sus homólogos mientras permanezcan las sanciones. Antes de viajar a Viena, el viceministro de Relaciones Exteriores iraní, Abbas Araghchi, había subrayado que la reunión solo serviría para anunciar las demandas de su país y las condiciones para el regreso de EE.UU. al JCPOA, recoge el diario Tehran Times.

Hasta el momento la Comisión Conjunta del JCPOA acordó establecer dos grupos de trabajo, uno centrado en lograr el levantamiento de las sanciones y otro en cómo lograr que Irán se comprometa de nuevo a cumplir los límites establecidos por el acuerdo de no desarrollar ni adquirir armas nucleares.