La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, anunció ayer que enviará al Parlamento un proyecto de nueva Constitución antes del próximo 11 de marzo, fecha en que concluye su mandato.

"Hay muchas áreas donde aún tenemos que seguir avanzando y por cierto, antes de que yo termine el Gobierno voy a enviar el proyecto de nueva Constitución", aseguró Bachelet al participar en la inauguración de un foro internacional sobre empresas por la igualdad de género.

La elaboración de una nueva Constitución para Chile fue un compromiso de Bachelet para su segundo gobierno y en enero de 2017 recibió las bases ciudadanas para la nueva Carta Magna, formadas por las ideas que surgieron en más de 8.000 asambleas locales que se celebraron durante el año anterior.

En abril del año pasado, Bachelet firmó un proyecto que establecía la creación de una Convención Constitucional, que deberá se aprobada por el Parlamento, para redactar la nueva Constitución.

La discusión de es proyecto estará radicado en el Parlamento elegido el pasado noviembre, que iniciará sus labores también el 11 de marzo, que aumentó el número de diputados y senadores.

Este Congreso, en el que ningún bloque político tiene mayoría suficiente para aprobar leyes por sí solo, deberá decidir el mecanismo para aprobar la nueva Carta Magna, entre fórmulas que incluyen un plebiscito y una Asamblea Constituyente. La Constitución actual, que data de 1980, fue impuesta por la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y sufrió algunas modificaciones durante el Gobierno del socialista Ricardo Lagos (2000-2006).