Bank of America Merrill Lynch redujo su perspectiva de crecimiento económico para Brasil en 2020 a un 1,9% y se convirtió en el primer banco importante en proyectar una expansión bajo el umbral del 2%, que muchos observadores dicen es muy sensible para el gobierno del presidente Jair Bolsonaro.

El ministro de Economía, Paulo Guedes, y otros funcionarios han dicho constantemente que las reformas económicas del gobierno y las tasas de interés bajas generarán un crecimiento este año por encima del 2 por ciento.

Sin embargo, varios indicadores económicos han sido más débiles de lo esperado recientemente, y los medios brasileños han informado que Bolsonaro está cada vez más frustrado con Guedes, ya que parece que el crecimiento del 2% este año podría estar en peligro.

Citando el impacto del brote de coronavirus, varios bancos han reducido sus pronósticos de PBI brasileño para 2020 a poco más del 2 por ciento. Los economistas de BAML dieron un paso más y recortaron sus perspectivas por segunda vez este mes, a 1,9% desde el 2,2%, estimado previamente.

"Tras una nueva ronda de revisiones de crecimiento a la baja en China, una vez más redujimos nuestro pronóstico de crecimiento del PBI de Brasil para este año a un 1,9% desde un 2,2%", escribieron los economistas de BAML David Beker y Ana Madeira en una nota de investigación publicada el jueves.

"El brote de coronavirus debería afectar negativamente las exportaciones. Dado el mayor impacto esperado del virus y los indicadores de actividad económica mixta en curso en Brasil, reducimos nuestro pronóstico en otros 30 pb (puntos básicos)", agregaron.

En tanto, analistas del mercado financiero bajaron su previsión de crecimiento del Producto Interno Bruto (PBI) de Brasil para este año de 2,23 a 2,20 por ciento.

Según la encuesta Focus realizada entre las principales instituciones financieras y divulgada hoy miércoles por el Banco Central, la proyección para 2021 se mantuvo en 2,50 por ciento.

Los economistas también redujeron su estimación para el índice de inflación para año de 3,22 a 3,20 por ciento.

Para el año próximo, la expectativa para el índice de la inflación se mantuvo sin cambios en 3,75 por ciento.

Las previsiones están dentro de la meta oficial que es de 4 por ciento, con un intervalo de tolerancia entre 2,50 por ciento y 5,50 por ciento.

Los analistas mantuvieron la estimación para la tasa básica de interés Selic en el nivel actual de 4,25 por ciento a fin de 2020 y en seis por ciento para fin de 2021.