Las prestaciones de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) supusieron un gasto de 2.055,3 millones de euros en junio con la vuelta a la normalidad, un 38% menos que lo erogado en mayo y la menor cifra desde que comenzó la crisis sanitaria por la pandemia de coronavirus, según datos del Ministerio de Trabajo de España.

De este importe, 1.886,4 millones de euros fueron ingresos netos para los afectados y 168,9 millones, correspondieron al pago de las cargas sociales, según informa el medio español La Vanguardia. Sumando lo erogado en junio, con mayo (3.318 millones) y abril (2.719 millones), el gasto en prestaciones por ERTE alcanza los 8.091,7 millones de euros.

En total, en junio 2.840.735 personas afectadas por ERTE recibieron una prestación, después de que 546.545 personas dejaron de cobrarla con respecto a mayo.

Muchos de estos trabajadores volvieron ya a la actividad antes de que hubiera terminado el mes, un comportamiento que continuará en los próximos meses "por la progresiva incorporación a la actividad de los trabajadores en ERTE", informó el Ministerio.

Un total de 5.129.620 trabajadores recibieron algún tipo de prestación en junio, respecto al máximo de 5.986.864 trabajadores de mayo.