El banco central de China anunció que intensificará la aplicación de una política monetaria prudente y mantendrá una liquidez razonablemente amplia, en un intento por mitigar la desaceleración de la economía.

El Banco Popular de China (PBOC), en un comunicado tras la conclusión de una reunión trimestral de su comité de política monetaria, prometió utilizar herramientas de política agregada y estructural para impulsar la confianza en la economía.

"En la actualidad, el crecimiento económico mundial se está desacelerando, la inflación se mantiene en un nivel elevado, los conflictos geopolíticos continúan y el entorno exterior es cada vez más complejo y severo", dijo el PBOC.

Impulsos

"El desarrollo económico se enfrenta a la triple presión de la contracción de la demanda, el impacto en la oferta y el debilitamiento de las expectativas", agregó.

Las condiciones favorables de China, con una producción de cereales estable y en aumento, y un mercado energético estable, ayudarán a mantener la inflación interna básicamente estable, dijo el banco central.

La economía china se ha recuperado en cierta medida, pero sus cimientos no son sólidos, según citaron medios de comunicación estatales al primer ministro Li Keqiang.

El gobernador del banco central, Yi Gang, dijo a principios de esta semana que la política monetaria de China seguirá siendo expansiva para apoyar la recuperación.

El PBOC mejorará el régimen de tasas de interés orientado al mercado, promoverá la reducción de los costos de financiación global para las empresas y apoyará a los bancos para que repongan el capital, indicó el comunicado.

El banco central también reafirmó su postura de flexibilizar el tipo de cambio del yuan y mantenerlo básicamente estable.

Combustibles

Sumado a estos lineamientos, el gobierno anunció que subsidiará a sus refinerías de petróleo y suspenderá el aumento de los precios de los combustibles nacionales si los valores mundiales del petróleo superan los 130 dólares por barril (dpb).

La medida salvaguardará el suministro estable de combustibles, aliviará la carga de las empresas transformadoras y los consumidores, y reducirá los costos de operación de la economía real, dijeron el Ministerio de Hacienda y la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, según informó la agencia oficial china Xinhua.

La política durará inicialmente dos meses, y se emitirán nuevos avisos si los precios del petróleo superan sistemáticamente los 130 dólares, dijeron las autoridades.