El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, anunció que los ciudadanos y residentes estadounidenses mayores de 16 años ya pueden vacunarse contra el coronavirus sin restricciones, una meta que el mandatario se había fijado y con lo que confía en contribuir a la inmunización general del país más castigado por la pandemia.

“A partir de hoy, todos los estadounidenses son elegibles para recibir la vacuna. Tenemos suficientes vacunas, necesitan estar protegidos y, a su vez, necesitan proteger a sus vecinos y a su familia. Por favor, ponte la vacuna”, señaló el mandatario en un video en su cuenta oficial de Twitter.

El pasado 6 de abril, el gobernante había adelantado que desde este 19, todos los adultos estadounidenses serían candidatos para recibir la vacuna contra el coronavirus. Incluso, había dado como fecha límite el 1 de mayo para ampliar la elegibilidad de las personas mayores de 18 años que quieran ser inmunizadas, decisión que se adelantó.

Al asumir el cargo en enero, se trazó el objetivo de alcanzar 100 millones de personas vacunadas en sus primeros 100 días de gobierno, que es a fines de abril. Desde entonces, esa meta se ha duplicado a 200 millones.

Asimismo, el viernes último, el Gobierno reveló una inversión de 1.700 millones de dólares para la detección, vigilancia y mitigación de las variantes del coronavirus. Según un comunicado de la Casa Blanca, el dinero saldrá de la inyección económica aprobada en marzo pasado por el Congreso por el valor de 1,9 billones de dólares.

Esa ayuda será canalizada a los estados del país y a otras jurisdicciones a través de los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC, en inglés).

En tanto, el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins sostiene que en la nación norteamericana se han contagiado del virus 31 668 343 de personas y 567.216 han muerto hasta el domingo 18 de abril a causa de la enfermedad.

Por otro lado, el mandatario declaró en días anteriores que su Gobierno ayudará a otros países en la lucha contra el coronavirus, otorgándoles dosis contra la enfermedad.

“Mi esperanza es que, antes de que acabe el verano, estaré hablando con ustedes de que ya tenemos acceso a más vacunas de las que necesitamos para cuidar a cada estadounidense, y estamos ayudando a otros países, países pobres (…) Hasta que esta vacuna esté disponible en todo el mundo y estemos ganando al virus en otras naciones, no estaremos completamente seguros”, afirmó Biden.