El presidente estadounidense, Joe Biden, pondrá el foco de la suba de impuestos sobre los gigantes tecnológicos como Amazon, Apple Inc. y Microsoft Corp. que informaron ganancias de más de 100.000 millones fuera de Estados Unidos en sus últimos ejercicios fiscales.

Las propuestas destinadas a financiar masivos planes de infraestructura para salir de la crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus (Covid-19), apuntan a prácticas comunes de las multinacionales estadounidenses, como la radicación en jurisdicciones offshore de baja tributación.

De acuerdo con la agencia Bloomberg, el sector de la tecnología es particularmente experto en trasladar las ganancias a lugares libres de impuestos, ya que sus principales activos (código de software, patentes y propiedad intelectual) son fáciles de mover en comparación con fábricas y activos físicos.

Ley de empleo y reducción de impuestos

Al respecto, Andrew Silverman, analista de política tributaria de Bloomberg Intelligence, recordó que la ley de empleo y reducción de impuestos sancionada por Donald Trump en 2017 prometía combatir las maniobras tributarias en el extranjero, lo que fue neutralizado por los republicanos al agregar deducciones adicionales y otros beneficios.

A las grandes tecnológicas les resultará más difícil esquivar el plan de Biden porque, si se convierte en ley, cerraría la mayoría de las "lagunas" de esa legislación

Los grandes ejecutivos parecen divididos ante la propuesta, ya que mientras el presidente de Amazon, Jeff Bezos, apoya mayores impuestos corporativos, el titular de Intel, Pat Gelsinger, criticó el plan de Biden después de una reciente reunión en la Casa Blanca.

Las tres propuestas de Biden:

En verdad son tres las propuestas específicas de Biden que agregarían miles de millones de dólares a los pagos anuales de impuestos de las tecnológicas de EEUU, según Bloomberg.

1. Suba del gravamen

La primera es una suba del actual 10,5% al 21% del gravamen sobre los ingresos globales intangibles de baja tributación, o Gilti, que grava las ganancias en países extranjeros generadas a partir de activos intangibles, a la vez que se limita el uso de créditos tributarios extranjeros. The Tax Foundation, estima que estos cambios podrían aumentar los pagos de impuestos corporativos en casi 300.000 millones de dólares en una década.

2.  Eliminación de los ingresos intangibles

A esto se suma la eliminación de los ingresos intangibles derivados en el extranjero, o FDII. Según Daniel Bunn, vicepresidente de proyectos globales de Tax Foundation, Amazon hizo deducciones de FDII de casi 500 millones de dólares en total en 2018, 2019 y 2020. "Es posible que algunas compañías reconsideren la tenencia de propiedad intelectual en EE.UU. si esta exención de impuestos desaparece", dijo Bunn.

3. Impuesto mínimo contable

Finalmente, un "impuesto mínimo contable" del 15% a las grandes corporaciones que reportan altas ganancias pero tienen pocos ingresos gravables debido a una gran cantidad de deducciones en ítems como investigación y desarrollo, créditos extranjeros y compensación basada en acciones.