El presidente estadounidense, Joe Biden, aseguró que la ley de infraestructura de un billón de dólares aprobada por la Cámara de Representantes ayudará a Washington a "ganar la competencia económica" que enfrenta con China. 

El mandatario demócrata comentó que este plan es "una inversión única en una generación que creará millones de empleos modernizando la infraestructura [...] para convertir la crisis climática en una oportunidad". "Y nos pone en el camino de ganar la competencia económica del siglo XXI que enfrentamos con China y otros países grandes y el resto del mundo", sostuvo Biden.

En un contexto inflacionario, Biden aseguró que este proyecto aliviará la presión sobre los precios "al reducir los costos para las familias trabajadoras". Afirmó que creará miles de empleos que no requerirán titulo universitario para todos aquellos que "se sienten abandonados y olvidados en una economía que está cambiando tan rápidamente".

Biden anticipó que espera firmar esta ley en una ceremonia formal próximamente junto a demócratas y republicanos. 

Contrapunto

Este proyecto de ley de infraestructura, que contempla una inversión de 1,2 billones de dólares, fue aprobado el viernes por la Cámara de Representantes tras una votación favorable de 228 contra 206 votos. A mediados de agosto el Senado de EE.UU ya había aprobado esta iniciativa. Sin embargo, su visto bueno se demoró en la Cámara de Representantes debido a meses de discusión entre miembros del Partido Demócrata. 

En enero, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, aseguró que su país busca cooperación y no competencia con EE.UU. "Como dos países importantes, China y EE.UU. tienen amplios intereses comunes y asumen responsabilidades especiales e importantes en la salvaguardia de la paz y la estabilidad mundiales", señaló el vocero y agregó que "ambos países pueden ganar con la cooperación y perder con la confrontación. "La cooperación es la única opción correcta para ambos", dijo.

El paquete contempla más de 110.000 millones de dólares para reparar carreteras, puentes y autopistas, y 66.000 millones de dólares para fomentar el ferrocarril de pasajeros y mercancías.

Obras

Esta última inversión supone la mayor inyección de fondos en la red de ferrocarriles del país en medio siglo.

El proyecto de ley destina, además, US$55.000 millones para abordar los problemas en el suministro de agua, como el reemplazo de todas las tuberías de plomo, y contempla US$65.000 millones para modernizar la red eléctrica.

Asimismo, asigna miles de millones de dólares para rehabilitar acequias, reformar puertos y aeropuertos y expandir el acceso a la banda ancha.

El texto legislativo pone su atención, además, en la lucha contra la crisis climática y dedica US$7.500 millones para crear una red de estaciones de recarga de vehículos eléctricos en EE.UU., una de las prioridades de Biden.

En total, se trata la mayor inversión en obras públicas en EE.UU. en años.