El presidente Joe Biden dijo en una entrevista que su Gobierno anunciará cambios más significativos en la política de EEUU hacia Arabia Saudí por el asesinato del columnista Jamal Khashoggi en 2018.

"Hablé con el Rey ayer, no con el príncipe (heredero)​​​. Le dejé claro que las reglas están cambiando, y vamos a anunciar cambios significativos hoy (viernes) y el lunes, los haremos responsables de los abusos de derechos humanos y nos aseguraremos de que, de hecho, si quieren tratar con nosotros, tienen que hacerlo abordando violaciones de derechos humanos", dijo Biden al canal Univision.

El mandatario agregó que el informe sobre el asesinato del periodista del diario The Washington Post en el consulado saudí en Estambul "ha estado allí, la última administración ni siquiera lo publicó".

"Inmediatamente cuando asumí, encontramos el informe, lo leímos, lo recibimos y lo publicamos, lo publicamos hoy (viernes), y es indignante lo que sucedió", afirmó Biden.

El viernes, la Oficina del Director de Inteligencia Nacional de EEUU publicó un informe desclasificado que decía que el príncipe heredero de Arabia Saudí, Muhammad bin Salman, aprobó una operación para asesinar al periodista saudí Jamal Khashoggi en la capital turca, Estambul.

Además, el Departamento de Estado tomó medidas de conformidad con la Prohibición Khashoggi para imponer restricciones de visa a 76 personas saudíes que se cree que han estado involucradas en amenazar a disidentes en el extranjero, incluido, entre otros, a Khashoggi.

La denominación permite al Departamento de Estado imponer restricciones de visa a individuos que, actuando en nombre de un gobierno extranjero, estén involucradas directamente en actividades extraterritoriales contra periodistas, activistas u otras personas consideradas disidentes.

Familiares de esos individuos también podrían estar sujetos a restricciones de visa, bajo esta política, si se considera adecuado.

También sancionó a la Fuerza de Intervención Rápida, un grupo de élite que protege al príncipe heredero.

El secretario de Estado Antony Blinken señaló que el Gobierno de EEUU también está revisando las ventas de armas a Arabia Saudí para limitar los suministros militares a aquellos con fines defensivos y no para alimentar la campaña militar de Riad en el vecino Yemen.

Fuente: Sputnik