El presidente estadounidense Joe Biden recalcó que Estados Unidos necesita el tipo de inversiones a gran escala que piden sus propuestas económicas, luego de que los datos del Departamento de Trabajo mostraron que la tasa de desempleo se situó en 6.1% frente un nivel de 6% en marzo, pese a que los analistas proyectaban una caída a 5.8 por ciento.

En un discurso tras la publicación de los datos, Biden reconoció que está claro que queda "un largo camino por recorrer", y señaló que el país tiene 8 millones de empleos menos que antes de la pandemia de coronavirus.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, argumentó que los datos de las contrataciones son "un poco más sólidos" de lo que las cifras dejan ver. En una conferencia ante periodistas en la Casa Blanca, Yellen señaló que el número de personas que trabajan a tiempo parcial debido a la imposibilidad de encontrar un empleo a jornada completa bajó en 600.000.

Visiones

El informe de abril representa un inesperado retroceso para el gobierno de Biden, que logró la aprobación en el Congreso de un plan de estímulo por 1.9 billones de dólares y apuesta a una recuperación gracias a las vacunas, que permitirán reabrir la economía. Este paquete incluyó transferencias directas a las familias y una extensión de los subsidios por desempleo, que según algunos expertos podrían disuadir a trabajadores de buscar ocuparse mientras persiste el miedo al coronavirus.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que el informe de empleo "destaca la necesidad urgente" de aprobar las dos propuestas económicas de Biden, la de Empleo Estadounidense y la de Familias, que suman aproximadamente $4 billones.

En tanto que para los republicanos el reporte indica que los gobiernos a nivel federal y estatal están siendo demasiado generosos con los beneficios por desempleo, lo que desalienta a la gente a trabajar.