El presidente electo de EE.UU., Joe Biden, aseguró durante el transcurso de una charla con un periodista del diario The New York Times que no tiene intención de hacer "ningún movimiento inmediato" en lo que se refiere a la relación con China, señalando que esa postura "también se aplica a las tarifas". 

Así lo informó el columnista Thomas L. Friedman, en un artículo en el que desvela el contenido de su charla con Biden, acerca de cómo el líder demócrata pretende gestionar la Administración a su cargo en cuanto acceda oficialmente al poder. 

Sobre China, Biden asegura que no se precipitará en la toma de decisiones para no "perjudicar" sus opciones, y apuesta por "desarrollar una estrategia coherente" en lo que atañe a la relación de Washington con el gigante asiático, en la que será fundamental recuperar la sintonía con sus aliados.

El pacto comercial más grande del mundo liderado por China puede ser "una mala noticia" para los exportadores de energía de EE.UU.

"Va a ser una de las principales prioridades para mí en las primeras semanas de mi Presidencia tratar de que volvamos a estar en la misma página con nuestros aliados", dijo exactamente al respecto.

Biden, siempre citado por Friedman, concretó algo más al señalar que su objetivo sería "perseguir políticas comerciales que realmente produzcan avances de cara a las prácticas abusivas de China", entre las que mencionó el "robo de la propiedad intelectual" o los "subsidios ilegales a corporaciones".

En la charla con el analista que firma el artículo, el líder demócrata comentó también otros asuntos, como su intención de retomar el acuerdo nuclear con Irán o de reorganizar la política fiscal estadounidense.

Biden también se refirió a su victoria electoral. "Siento que he hecho algo bueno por el país al asegurarme de que Donald Trump no sea presidente durante cuatro años más", aseguró.