El Gobierno de Estados Unidos presentó un nuevo plan de creación de empleo e infraestructuras de 2 billones de dólares a 10 años con el objetivo de "revitalizar" los puestos de trabajo del sector manufacturero y competir más directamente con China, según anunció la Casa Blanca.

La iniciativa, bautizada como "America Jobs Plan" (plan de empleo estadounidense), prevé inversiones durante un periodo de ocho años en los que dará trabajos "bien remunerados" a millones de personas, está compuesta de cuatro partes y destina 620.000 millones de dólares a transporte, duplicando los fondos federales para el transporte público, y 650.000 millones de dólares para iniciativas vinculadas a mejorar la calidad de vida de los hogares, como agua limpia y banda ancha de alta velocidad.

Asimismo contempla 580.000 millones de dólares para fortalecer el sector manufacturero del país, de los cuales unos 180.000 millones se destinan a lo que se ha denominado el mayor programa de investigación y desarrollo no militar registrado, y 400.000 millones de dólares para mejorar la atención a personas mayores y discapacitadas.

La presidencia de Joe Biden aseguró que el elevado costo de este plan de inversión se pagará durante los próximos 15 años gracias a una serie de aumentos de impuestos a la empresa y eliminación de exenciones y bonificaciones fiscales.

Si el plan se aprueba en su totalidad, los nuevos ingresos después de esos 15 primeros años reducirán "de forma continua" los déficits presupuestarios, según reprodujo la agencia DPA.

Para sufragar el plan, el Gobierno propone elevar el Impuesto sobre Sociedades del 21% actual al 28%, lo que supondría recuperar parte de la reducción del gravamen aprobada en 2018 por el anterior presidente Donald Trump.

En la historia de Estados Unidos, el mayor impuesto a las sociedades fue establecido por el mandatario Lyndon B. Johnson en 1968, con un alza de 5% para financiar la guerra de Vietnam y su paquete de programas sociales conocido como Gran Sociedad.

Luego, desde 1993, el impuesto estuvo situado en el 35 por ciento..

El plan del Gobierno también propone eliminar los incentivos fiscales y las deducciones fiscales en la repatriación de beneficios desde Estados Unidos a empresas localizadas en países que no sean parte del acuerdo global sobre un mínimo en el impuesto sobre sociedades.

A su vez se centra en impulsar la creación de puestos de trabajo en Estados Unidos a través de regulaciones sobre la locación de la producción de las empresas que suscriban contratos públicos.

Entre las inversiones previstas por el Gobierno de Biden se destacan la reparación de autopistas, puentes, puertos y aeropuertos, la mejora en las redes eléctricas, de distribución de agua y de banda ancha de alta velocidad o la modernización de escuelas, guarderías y edificios federales.

Parte del plan también se centra en incentivar la creación de puestos de trabajo en Estados Unidos obligando a las empresas que opten a contratos públicos a que un mayor porcentaje de los productos y servicios elaborados tengan lugar en el país.

Se trata del segundo paquete legislativo billonario que presenta Biden en menos de 100 días en el poder después de la aprobación del rescate económico de 1.9 billones por la pandemia.