El presidente de Rusia, Vladímir Putin, y el de EEUU, Joe Biden, conversaron este martes vía telefónica sobre la voluntad de ambos países de extender el tratado Nuevo Start hasta 2026, informó la Casa Blanca en un comunicado.

"(Los presidentes) conversaron sobre la disposición de ambos países de extender el Nuevo Start por cinco años, y acordaron que sus equipos trabajarán con urgencia para lograr la extensión antes del 5 de febrero", consigna el texto, indicó la agencia Sputnik .

Rusia y Estados Unidos completarán en los próximos días todos los procedimientos necesarios para que el Tratado START siga funcionando, comunicó el Kremlin al término de una conversación telefónica y definió que se trata de un "importante mecanismo jurídico internacional de limitación mutua de los arsenales de misiles nucleares.

Añade que "los presidentes expresaron su satisfacción por el intercambio de notas diplomáticas sobre el acuerdo para prorrogar el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas". Putin presentó el acuerdo sobre la prórroga del tratado a la Duma de Estado (Cámara baja del Parlamento ruso) para su ratificación. 

Fecha tope para ratificar el acuerdo

 
Se precisa que está previsto prolongar el tratado por cinco años, hasta el 5 de febrero de 2026. A su vez, el jefe del Comité de Asuntos Internacionales del Senado ruso, Konstantín Kosachov, afirmó que "sería importante" ratificar la prórroga antes del 5 de febrero.

Mientras, el presidente del Comité de Asuntos Internacionales de la Duma de Estado, Leonid Slutski, dijo que la cámara está lista para comenzar en los próximos días el trabajo para garantizar la prolongación del Tratado START.

La Casa Blanca anunció días antes que propondrá a Rusia extender por cinco años el Tratado START III, que vence el 5 de febrero de 2021. El START III es actualmente el único acuerdo que vincula a EEUU y Rusia después de que Washington rompiera definitivamente el 2 de agosto de 2019 el Tratado INF de misiles de medio y corto alcance.

El Tratado START, suscrito en 2010, limita los arsenales de las dos potencias a un máximo de 700 misiles desplegados, 1.550 ojivas nucleares y 800 vehículos correspondientes, desplegados y en reserva.