Los presidentes de Rusia y Estados Unidos, Vladimir Putin y Joe Biden, iniciaron su primera cumbre este lunes en Ginebra, Suiza. Se trata de su primer encuentro desde que el presidente norteamericano llegó a la Casa Blanca en enero de este año. 

La cumbre se enmarca en medio de tensiones en las relaciones bilaterales de los países, que transitan múltiples desacuerdos y acusaciones. Sin embargo, los mandatarios indicaron que esperan que la reunión pueda conducir a relaciones estables.

Putin arribó este miércoles al mediodia a Ginebra y, tras el aterrizaje de su avión presidencial, se dirigió a Villa La Grange, el edificio del siglo XVIII donde tendrá lugar el esperado encuentro. Por su parte, Biden, quien se encuentra en su primera gira internacional desde su asunción, llegó a Suiza el martes.

El saludo de Biden y Putin - Fuente: Reuters / Kevin Lamarque

Luego de saludar a Putin con un apretón de manos, Biden dijo que "siempre es mejor verse cara a cara", y el presidente ruso respondió que confiaba en que la reunión fuera "productiva".

Segundos antes, los dos mandatarios posaron para una foto junto con el presidente suizo, Guy Parmelin, que les dio la bienvenida en la entrada de la Villa La Grange.

Luego del saludo, las puertas de la mansión se cerraron y los presidentes y sus ministros quedaron a solas para el debate privado entre funcionarios. Se espera que las conversaciones duren entre cuatro y cinco horas. 

La reunión de Biden y Putin

Fuente: Sputnik/Mikhail Metzel via Reuters

El encuentro entre los presidentes se produce en uno de los puntos más altos de tensión entre ambos países en los últimos años. El envenenamiento y encarcelamiento del líder opositor ruso Alexey Navalny, la tensión entre Rusia y Ucrania y acusaciones de que el Kremlin está detrás de ciberataques de ransomware son algunos de los temas que más tensiones generan de los que se discutirán en la reunión.

Cuestiones en las que hay mayor entendimiento incluyen el control de armamentos nucleares, el cambio climático, los programas atómicos de Irán y Corea del Norte y la estabilidad de Afganistán tras la retirada militar estadounidense y de la OTAN.

Primero habrá un encuentro en formato reducido que incluye a Biden, Putin y los jefes de la diplomacia estadounidense y rusa, Antony Blinken y Serguei Lavrov. Luego habrá una sesión de trabajo más amplia.

Biden y Putin: las expectativas de la esperada reunión

Las expectativas de resultados tangibles de la reunión son bajas, aunque hay esperanzas de que permita un mejor entendimiento entre dos grandes potencias que quite un factor extra de inestabilidad mientras el mundo se recupera de la pandemia coronavirus (Covid-19).

El 46° presidente de Estados Unidos, en el cargo desde enero, prometió que dirá a Putin cuáles son "las líneas rojas" que no debe franquear.

"No busco un conflicto con Rusia, pero responderemos si Rusia continúa sus actividades dañinas", indicó el presidente estadounidense. 

"Siempre estoy listo", declaró Biden al llegar a Ginebra al ser cuestionado sobre su estado de ánimo antes de este encuentro que concentra la atención del mundo.

Pero el presidente ruso también tiene una larga experiencia en materia de cumbres. Desde que llegó al poder a fines de 1999 ya se codeó con cuatro presidentes estadounidenses. Biden es el quinto.

En una entrevista con la cadena NBC, Putin dijo esta semana esperar que el presidente demócrata se muestre menos impulsivo que su predecesor republicano, aunque aprovechó la ocasión para calificar a Trump de hombre "talentoso".