El Capitolio de Estados Unidos fue cerrado este viernes por la policía luego de que un hombre atropellara a dos oficiales cerca de la entrada norte, fuertemente custodiada desde que el edificio fue tomado por militantes de derecha que intentaban evitar que Joe Biden asumiera la presidencia en reemplazo de Donald Trump, tal como lo habían decidido las elecciones.

El sospechoso, que se bajó del auto e intentó atacarlos con un cuchillo, fue baleado por los guardias y murió en el lugar de los hechos, mientras que los dos oficiales heridos fueron trasladados a un hospital.

Uno de los policías murió poco después, mientras que el otro permanecía internado con heridas de gravedad.

"Debido a una amenaza de seguridad externa ubicada en todos los edificios del campus del Capitolio de EE.UU., no se permite la entrada ni la salida en este momento. Puede moverse por el (los) edificio (s) pero manténgase alejado de las ventanas y puertas exteriores. Si está afuera, busque refugio”, decía el mensaje oficial.

Decenas de patrulleros y autos policiales sin identificar corrieron hacia el extenso complejo del Capitolio y todas las calles fueron bloqueadas por precaución, al tiempo se informó lo ocurrido al fiscal general Merrick Garland.

El FBI también tomó cartas en el asunto, mientras decenas de miembros de la Guardia Nacional formaron una línea a través de Independence Avenue, con cascos, chalecos antibalas y escudos, con la idea de bloquear el tránsito hacia el este por Constitution Avenue, donde ocurrió el incidente.

Un vocero de prensa, Jake Sherman, publicó un video que muestra un helicóptero aterrizando cerca del edificio y más tarde se ordenó a los observadores que abandonaran el área, informó el The New York Times. Los videos de la escena mostraron lo que parecían ser dos personas en camillas que eran subidas en ambulancias.

 

El Congreso está en receso y la mayoría de los legisladores no están cerca del edificio. El presidente Biden, por su parte partió más temprano de Washington hacia Camp David.

La toma del Capitolio

El edificio cuenta con máxima seguridad desde que un grupo de partidarios de Trump intentara evitar el nombramiento de Biden como presidente de los Estados Unidos, en un hecho sin precedentes en la historia del país.

Las últimas novedades sobre este caso, que se investiga en la justicia, indican que el fundador del grupo de extrema derecha The Oath Keepers, Stewart Rhodes, su lugarteniente y tres miembros de la milicia que custodiaban al aliado de Donald Trump, Roger Stone, intercambiaron numerosas llamadas telefónicas en un período de tres horas el 6 de enero, cuando el Capitolio fue atacado, dijeron los fiscales.

Estos intercambios coincidieron con el asalto inicial a las barricadas policiales fuera del Congreso, y continuaron cuando los tres guardias entraron en el edificio del Capitolio de Estados Unidos, según el Washington Post.

Desde entonces, el edificio fue rodeado con un anillo exterior con altas cercas con alambres de púa que recién ahora habían comenzado a ser retirados.