La expresidenta de facto de Bolivia, Jeanine Áñez, intentó generarse una "autolesión" en uno de sus brazos en la cárcel donde está alojada, pero su estado de salud es "estable" y solamente "tiene unos pequeños rasguños", indicó este sábado el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo.

La Fiscalía General presentó el viernes una acusación formal contra Áñez "por hechos calificados provisoriamente como "genocidio, lesiones graves y lesión seguida de muerte", por las masacres de Senkata y Sacaba, ocurridas luego del golpe de Estado contra Evo Morales en noviembre de 2019, anunció el Gobierno de Bolivia.

Intento de suicidio

"Lamento informar que la señora Añez habría pretendido generarse una autolesión en horas de la madrugada del día de hoy. Sin embargo, manifestamos que su salud es completamente estable. Tiene unos pequeños rasguños en uno de sus brazos, sin embargo no hay nada de qué preocuparse", explicó el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo.

El funcionario aseguró que "se trata de lesiones superficiales que no han generado ningún tipo de herida considerable”. "Se han hecho las consultas correspondientes a la señora Jeanine Áñez y manifiesta desconocer cuáles fueron los móviles por los cuales habría intentado generarse algún tipo de lesión", agregó.

Uno de los motivos implicados en esta decisión sería el avance de la causa judicial en su contra, que podría costarle una pena de 30 años de prisión por los hechos de violencia que derivaron en el golpe de Estado contra el entonces presidente de Bolivia, Evo Morales, en noviembre de 2019.

Áñez se encuentra con prisión preventiva en el penal de Miraflores desde el 13 de marzo por "sedición y terrorismo". Debía permanecer en esa condición por seis meses, pero por orden de la fiscalía se prorrogó otro semestre a la espera del avance de la causa. 

Causa por el golpe de Estado

"Se funda en elementos recabados bajo los principios de objetividad y transparencia en el desarrollo de la etapa de acumulación de antecedentes", explicó el fiscal General del Estado, Juan Lanchipa.

Lanchipa indicó que "a la brevedad posible" se ponga en conocimiento de la Asamblea Legislativa Plurinacional esa información para "la autorización del juzgamiento" contra Áñez, quien cumple su prisión preventiva en una cárcel en La Paz. 

Por otra parte, el canciller de BoliviaRogelio Mayta, estimó que la ex presidenta de facto podría recibir la pena máxima de 30 años de prisión. 

"En relación a las penas, hay que ser claros, se está ante delitos de lesa humanidad, los mismos tienen la máxima sanción. El Estatuto de Roma establece que un hecho como la masacre, las ejecuciones extrajudiciales, merecen 30 años y por la investigación que se tiene y se la califica como autora de los delitos de lesa humanidad, Áñez podría ser pasible a 30 años de prisión", estimó el canciller.

Un total de 37 manifestantes fueron muertos en noviembre en la represión de protestas contra el golpe de Estado en las ciudades de Sacaba y Senkata por parte de fuerzas de seguridad que habían recibido garantías de inmunidad por parte de Áñez.