El presidente boliviano, Evo Morales, afirmó en La Haya que busca el restablecimiento de la relación diplomática con Chile, rota en 1978, si el país vecino se aviene a negociar la cesión de una salida soberana al mar, mientras en Santiago el mandatario Sebastián Piñera afirmó que "no tiene ninguna obligación" de acordar temas limítrofes con Bolivia, zanjados por el tratado de 1904.

"El tratado de 1904 fue válidamente celebrado y se encuentra plenamente vigente, y ese tratado fijó en forma clara y precisa los límites entre Chile y Bolivia", sostuvo Piñera tras seguir desde el palacio presidencial de La Moneda los alegatos que se iniciaron ayer en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), en La Haya, sobre la demanda marítima boliviana.

Agregó que "Chile también está dispuesto a escuchar y a dialogar con Bolivia en el entendido que esa es la mejor forma de conducir las relaciones entre dos países vecinos".