El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, admitió que su propuesta para sustituir el sistema de sufragio electrónico por el impreso en las elecciones del año próximo no saldrá adelante en la votación prevista para esta semana en la Cámara de Diputados.

"Si no hay alguna negociación antes, un acuerdo, la propuesta será derrotada, porque el juez [Luis] Barroso asustó a algunos parlamentarios", afirmó Bolsonaro en una entrevista a la radio Brado citada por la agencia Sputnik.

Bolsonaro se refirió así al presidente del Tribunal Superior Electoral (TSE), Luis Roberto Barroso, que en las últimas semanas defendió activamente el actual sistema de voto, que funciona sin problemas desde 1996 y a través del cual resultó electo el propio Bolsonaro.

Según el mandatario, hay parlamentarios que "deben alguna cosa" a la Justicia, al Tribunal Supremo (del que Barroso también forma parte) y el juez los "asustó".

Enfrentamiento

"Él fue al Parlamento para reunirse con líderes [de los partidos] y prácticamente exigiendo que el Congreso no aprobase el voto impreso", afirmó Bolsonaro, quien en los últimos días ha expresado en reiteradas oportunidades posturas contrarias a los integrantes del poder judicial brasileño.

El presidente de la Cámara de Diputados, Arthur Lira, un aliado de Bolsonaro, aseguró la semana pasada que la propuesta para modificar la Constitución e instaurar el voto impreso se votará este martes, y reconoció que es muy difícil que salga adelante.

Para que sea aprobada, la propuesta necesita 308 votos a favor, pero de momento, según estimaciones de la prensa local, habría tan sólo 86 diputados favorables y 329 contrarios, mientras que otro centenar aún no decidió su voto.