El mandatario brasileño Jair Bolsonaro advirtió este jueves que no cederá la presidencia a un eventual sucesor si hay "fraude" en las elecciones del año próximo.

"Estoy avisando con antelación a los jueces del Tribunal Supremo​​​. Yo entrego la banda presidencial a cualquiera que me gane en las urnas de forma limpia, pero con fraude no", aseguró Bolsonaro en un video divulgado en sus redes sociales.

Desde hace meses, el líder ultraderechista defiende que se cambie el actual sistema de urnas electrónicas por el voto impreso, porque en su opinión hay espacio para el fraude, a pesar de que el sistema es seguro y se usa sin problemas desde hace más de 20 años.

Los aliados de Bolsonaro en el Congreso Nacional están promoviendo un cambio en la legislación, pero hay fuertes resistencias en el Tribunal Supremo Federal y en el Tribunal Superior Electoral, el órgano que organiza las elecciones.

"No voy a admitir un sistema fraudulento en las elecciones y yo no quiero problemas (…) No podemos enfrentarnos en las elecciones del año que viene con esa urna, que no la aceptan en ningún lugar del mundo", criticó el presidente.

En 2018, Bolsonaro fue elegido presidente a través de esas mismas urnas electrónicas que ahora critica.

Durante sus exabruptos del jueves, el actual mandatario mencionó al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), diciendo que "lo sacaron de la cárcel" a pesar de sus delitos "increíbles".

El expresidente Lula (Partido de los Trabajadores) lidera todas las encuestas de opinión de cara a los comicios de 2022.

La mayoría de analistas políticos coinciden en que las críticas de Bolsonaro al sistema de voto electrónico podrían preparar el terreno para el no reconocimiento de una eventual derrota electoral.

Fuente: Sputnik