El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó este jueves que la libertad es más importante que la vida, al reclamar ante la Corte suprema, acompañado por empresarios del sector productivo, la flexiblización de las cuarentenas en estados y ciudades contra la pandemia de coronavirus (Covid-19) y advertir sobre un colapso económico y social.

El reclamo de Bolsonaro ocurre cuando Brasil se perfila para ser el epicentro mundial de Covid-19, ya que es el líder en muertes y casos de América latina con más de 8.000 decesos y ninguna política centralizada y alineada entre los poderes del Estado, como sí ocurre con los vecinos del Mercosur, la Argentina, Paraguay y Uruguay.

Fuera de agenda, el mandatario cruzó esta mañana desde la casa de gobierno al Supremo Tribunal Federal con unos 15 empresarios y el ministro de Economía, Paulo Guedes, para llevar su bandera de ponerle fin o flexibilizar la cuarentena, justamente cuando varias ciudades inician el "lockdown", el bloqueo total ante el avance del nuevo coronavirus.

Bolsonaro afirmó ante el Supremo Tribunal Federal que Brasil podría tener una crisis económica "como la de Venezuela"  si no se escucha el "clamor de los empresarios" para flexiblizar las cuarentenas, al exclamar que "la libertad es más importante que la propia vida".

Fuera de agenda, el mandatario cruzó caminando desde la casa de gobierno a la sede de la corte suprema para tener una reunión transmitida por las redes sociales con empresarios y el titular de la corte, Antonio Dias Tóffoli.

"La libertad es más importante que la propia vida", dijo Bolsonaro, quien advirtió que una crisis económica como la venezolana es posible en Brasil si no se flexibilizan las cuarentenas dispuestas por gobernadores e intendentes.

Brasil pasó la cifra de 8.000 muertos por la Covid-19 y Bolsonaro y su ministro de Economía, Paulo Guedes, expusieron al titular de la corte los problemas económicos que se avecinan, en tanto se supo que el vocero presidencial, general Otávio Rego Barros, dio positivo de coronavirus.

Los empresarios acompañaron al presidente a la Corte, que hace dos semanas determinó que gobernadores e intendentes pueden tomar medidas de bloqueos contra la pandemia pese a la opinión del gobierno nacional.

Bolsonaro le dijo al presidente de la corte que según los cálculos del ministro Guedes ya se perdieron 10 millones de empleos por la pandemia.