El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó que presentará en el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza) un país "diferente", "libre de amarras ideológicas y de corrupción generalizada".

Bolsonaro, en el poder desde el pasado 1 de enero, mostrará a los líderes mundiales que participen en la reunión de Davos, que se celebrará del 22 al 25 de enero, el deseo de Brasil de "tener comercio con el mundo entero, preciando por la libertad económica, acuerdos bilaterales y salud fiscal".

"Con esos pilares, Brasil caminará en la dirección del pleno empleo y la prosperidad. íEspero traer buenas experiencias y avances en nuestro país!", afirmó el mandatario en su cuenta en Twitter.

Bolsonaro, orientado por su ministro de Economía, Paulo Guedes, propone una receta liberal para enderezar la economía del país, la cual acumula dos años de débil crecimiento después de una profunda recesión y cuenta con un importante agujero fiscal.

La participación del presidente brasileño en el Foro Económico Mundial marcará su debut en una cita internacional desde que fue elegido en las urnas, el pasado 28 de octubre.

Mientras que el miércoles, Bolsonaro recibirá al presidente argentino, Mauricio Macri, en un encuentro que puede ser clave para la continuidad del Mercosur.

El brasileño no podrá cruzarse en Davos con su admirado par de Estados Unidos, Donald Trump, quien canceló su viaje por la crisis política en el país que ha provocado el cierre parcial de la Administración federal.

Desde su llegada al poder, Bolsonaro se ha aproximado a Estados Unidos, pero busca también una relación equilibrada con China, su mayor socio comercial.

Tras participar en el Foro de Davos, el mandatario regresará a Brasil, donde será sometido a una cirugía para retirarle la bolsa de colostomía que le fue colocada el pasado septiembre tras sufrir un atentado durante la campaña electoral, en el que fue apuñalado en el abdomen.