El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó que no es culpable "absolutamente de nada" y que actuó correctamente en la pandemia, al rechazar las acusaciones de nueve delitos que le imputó el informe de la comisión investigadora del Senado, entre ellos el de crímenes de la humanidad por sus posiciones frente a la covid-19, que causó más de 600 mil muertes en ese país.

"Sabemos que no tenemos la culpa absolutamente de nada, que hicimos las cosas correctamente desde el principio", dijo Bolsonaro en un acto en Russos, estado nordestino de Ceará, mientras en el Senado el relator de la comisión, Renán Calheiros, leía los cargos en su contra por sus omisiones frente a la pandemia de coronavirus.

"Sería bueno que esta comisión parlamentaria de investigación haga algo productivo para nuestro Brasil. No hicieron nada productivo, solamente diseminar odio y rencor entre algunos de nosotros", afirmó Bolsonaro.

El jefe del Estado ratificó además sus posiciones iniciales, como su rechazo a las cuarentenas que decretaron gobernadores e intendentes y a la obligatoriedad de la vacuna contra la Covid-19 que su propio Ministerio de Salud aplica.

Acusaciones

"No se puede hacer una vacunación obligatoria, así como no puede ser obligatorio pedir un certificado de vacunación para entrar a algún lado. La libertad tiene que ser en toda su extensión. La libertad es más importante que la propia vida", dijo Bolsonaro, que agregó: "siempre estuve en medio de ustedes durante la pandemia, no sirve de nada presionarme para alejarme del pueblo, estoy haciendo lo correcto".

El senador Flavio Bolsonaro, hijo del presidente denunciado en la comisión por colaborar con la diseminación de noticias falsas a la población sobre la pandemia y los contagios, calificó el informe de la comisión como un "chiste de mal gusto".

Según el informe, el presidente será acusado de "epidemia con resultado de muerte; infracción de medidas sanitarias preventivas; empleo irregular de fondos públicos; incitación al delito; falsificación de documentos privados; curanderismo; crimen de prevaricato; crimen de lesa humanidad y delito de responsabilidad".

Los cargos serán votados el próximo 26 por la comisión y elevados a la fiscalía general, al Supremo Tribunal Federal y el tribunal de cuentas, y entre los acusados hay otras 68 personas, entre ellas los tres hijos del presidente con cargos públicos y los ministros de Defensa, Walter Braga Netto, y de Salud, Marcelo Queiroga.