El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ya perdió más de un tercio de los electores que tuvo en las elecciones de 2018, según una encuesta del Ipec difundida por el diario Estado de São Paulo.

Según este instituto de opinión, entre los brasileños que dijeron haber votado a Bolsonaro, el 44% afirma que claramente lo volverá a votar en las elecciones de 2022, el 34% señala que no repetirá voto y el 18% se plantean volver a escogerlo, pero aún no lo tiene claro.

La encuesta también dibuja un escenario de migración de votos de Bolsonaro hacia el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011), probable representante de la izquierda en los comicios del año que viene.

El 25% de los electores de Bolsonaro en 2018 dicen ahora que "claramente" votarán a Lula en 2022, mientras que el 13% lo ven como posible opción y el 59% dice que no lo votaría.

Protestas

Según los números generales de la encuesta del Ipec, divulgada la semana pasada, Lula es el claro favorito para las elecciones del próximo año, con el 49% de intención de voto.

Es más del doble de los apoyos que tiene Bolsonaro (23%); a mucha distancia aparecen el laborista Ciro Gomes (siete por ciento) y el gobernador de São Paulo, João Doria, con el cinco por ciento.

La encuesta fue realizada entre los días 17 y 21 de junio en base a 2.002 entrevistas presenciales realizadas en 141 ciudades de todo Brasil.

En tanto, el Frente Fuera Bolsonaro estableció el 3 de julio como nueva fecha de protestas en todo Brasil para demandar la destitución del presidente, confirmaron círculos cercanos a la campaña.

El cronograma también prevé movilizaciones durante la entrega en la Cámara de Diputados del pedido de impeachment (juicio político) unificado al exmilitar, fijada para mañana en la capital brasileña.