El precandidato presidencial ultraderechista Jair Bolsonaro, segundo en las encuestas de intención de voto para el año próximo, anunció que un economista ultraliberal de la escuela económica de Chicago será su ministro de Economía en caso de ser elegido.

Bolsonaro va segundo en las encuestas, con entre 15% y 19% de intención de voto

Lo hizo luego de que una consultora financiera enviara a sus clientes una advertencia sobre devaluación y cese de inversiones en caso de que venza el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, del Partido de los Trabajadores, y favorito en los sondeos.

El anuncio de Bolsonaro sobre el economista Paulo Guedes como su referente económico, un nombre vinculado al mercado financiero, se produjo luego de que desistiera de la carrera presidencial el presentador de la TV Globo Luciano Huck, que prometía reformas de corte liberal.

"Hay que redirigir la política brasileña hacia la derecha", afirmó Bolsonaro durante un evento realizado por la revista Veja, que en una edición reciente calificó al ex capitán del Ejército como un extremista.

En ese marco, dijo que mantuvo reuniones con Guedes y que apuesta en llevarlo como ministro de Hacienda en caso de sea electo.

Bolsonaro marcha segundo en las encuestas, con entre el 15 y el 19% de intención de voto, 20 puntos por debajo de Lula.

"Hable con Guedes y le entregué los ingredientes para que él haga la torta", dijo Bolsonaro, que reivindicó el trípode implementado en el gobierno del ex presidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2002): superávit fiscal, cambio flotante y metas de inflación vía tasa de interés, y "reducción de la deuda pública".

Guedes, columnista del diario O Globo, es un economista que fundó el banco de inversiones BTG Pactual y del fondo de inversiones BR Investimentos.

Su perfil, identificado con la escuela de Milton Friedman, se basa en que es un economista con doctorado en la Univeridad de Chicago, considerada una de las usinas del pensamiento económico liberal o ultraliberal.

En las últimas semanas, Bolsonaro se mostró favorable a las privatizaciones -aunque puso reparos en las inversiones de China-.

Este perfil liberal de Bolsonaro creció al ritmo en el cual se cayó la candidatura de Huck y se consolida el gobernador de San Pablo, Geraldo Alckmin, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) como posible aspirante de la alianza que hoy sustenta a Temer, quien no descartaría, en caso de que se reduzca el desempleo, ser él también un aspirante para octubre.

Es decir, las candidaturas no tendrá "outsiders" y sí a los viejos rivales más Bolsonaro, diputado hace dos décadas y quien formó parte de uno de los partidos condenados en Lava Jato, el conservador partido Progresistas.

Un informe de la consultora XP Investimentos, una de los dos más importantes del mercado bursátil de San Pablo, dijo que el 48% de los inversores indicó que el nivel del Bovespa caerá 26% en caso de que gane Lula, contra el 12% que opina eso sobre Bolsonaro y el 2% sobre Alckmin. El informe indica que el 36% de estos inversores cree que el dólar saltará del actual 3,26 reales a 4,10 en caso de victoria de Lula.