El candidato presidencial del Partido Social Liberal y favorito para triunfar en el balotaje del 28 de octubre en Brasil, Jair Bolsonaro, puso paños fríos a la reforma del sistema jubilatorio y la privatización de la eléctrica estatal Eletrobras, lo que provocó una caída ayer de la Bolsa brasileña.

Sumado a esto, la divulgación de la noticia de que el principal consejero económico de Bolsonaro está involucrado en una investigación sobre fraudes con fondos de pensión de firmas estatales (ver aparte) también presionó a la bolsa local, además de un escenario externo desfavorable.

El índice referencial de la Bolsa de Valores de San Pablo, Bovespa, perdía un 2,01%, a 84,354 puntos. El real, en tanto, se depreciaba un 0,96%, a 3.7465 unidades por dólar.

El Bovespa había cerrado estable el martes, luego de que el lunes registrara su mayor alza diaria en más de dos años tras el buen resultado de Bolsonaro en el primer turno de la elección presidencial. El candidato enfrentará a Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), en la segunda vuelta.

En tanto que las acciones de Eletrobras se desplomaban 14,15% después de que Bolsonaro dijo en una entrevista con al canal de televisión Bandeirantes que se resiste a la privatización de la compañía, citando el área de generación eléctrica.

El candidato advirtió además que no estaría dispuesto a dejar sectores en manos de capitales chinos, cuyo estoque de inversiones aumentó considerablemente en los últimos años.

“Vamos a privatizar para capitales de cualquier lugar del mundo? China no está comprando en Brasil, China está comprando Brasil. ¿Vamos a dejar nuestra energía en manos chinas?, declaró Bolsonaro en una entrevista con la televisión Bandeirantes.

Bolsonaro también echó un balde de agua fría al entusiasmo de los inversores al descartar la privatización se sectores estratégicos y evitar definiciones sobre la reforma de las jubilaciones, dos puntos clave del programa de su gurú económico Paulo Guedes para reducir los déficits públicos.

El índice referencial de la Bolsa de Valores de San Pablo, Bovespa, perdía un 2,01%, a 84,354 puntos

“Tenemos 150 estatales. Yo hablé de las que tienen pérdidas (...). No voy a tocar la energía eléctrica”, dijo Bolsonaro en la entrevista. Luego matizó que no privatizará la “generación de energía” y que podría considerar la distribución.

Admitió que si fuese electo presidente podría “conversará sobre la privatización de la distribución de energía eléctrica, “pero de la generación no”.

También dijo que el “núcleo” de la petrolera estatal Petrobras “tiene que ser conservado” y que la reforma del sistema de pensiones es un asunto a ser tratado “lentamente”.