El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aseguró que continuará con su plan de ajuste fiscal a pesar de la caída económica que produjo el coronavirus y adelantó que no mantendrá el subsidio de emergencia para los más vulnerables por la pandemia ya que no puede durar "para siempre".

El primer mandatario dijo por redes sociales que “no se hace responsable” por la crisis de desempleo causada por el Covid-19 y defendió a su ministro de Economía, Paulo Guedes, luego de que los diarios cercanos al gobierno publicaran que el gobierno iba a mantener la ayuda social.

La responsabilidad fiscal y el respeto al techo del gasto público son nuestro norte en la economía. Estamos abiertos a sugerencias de los líderes partidarios. La ayuda de emergencia, lamentablemente para los demagogos y comunistas, no puede ser para siempre”, afirmó Bolsonaro con el habitual tono de sus apariciones. 

Bolsonaro tiene en agenda la creación de un plan social destinado a reemplazar una de las herramientas generadas por uno de sus antecesores y opositor, Luiz Inácio Lula da Silva, llamada Bolsa Família. Su intención es ejecutar presupuesto pero sin aplicar nuevos impuestos ni romper las metas fiscales fijadas en 2017.

Las declaraciones surgen en medio de los sondeos que otorgan un 40% de aprobación al gobierno del primer mandatario y un 51% de confianza personal, el máximo alcanzado desde que asumió la presidencia, a pesar de las críticas que despertó el mal manejo de la pandemia en ese país. 

Brasil tiene más de 4.700.000 afectados y 140.000 fallecidos, y se proyecta una caída del PBI superior a los 5 puntos en el año 2020.