El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó que espera que las medidas de aislamiento implementadas por varios gobernadores para evitar la propagación del coronavirus sean levantadas esta semana, pese a que la pandemia, según el ministerio de Salud, se encamina hacia su auge en el país.

"Espero que esta sea la última semana de esa cuarentena, de esa manera de combatir el virus, con todo el mundo en su casa. La masa no tiene cómo permanecer en su casa, con la heladera vacía", dijo el mandatario al salir de su residencia oficial en Brasilia.

Bolsonaro, que desde el inicio de la pandemia tendió a minimizar su importancia y afirma que las medidas de contención no pueden frenar la actividad económica, reemplazó la semana pasada a su ministro de Salud, que era favorable a las medidas de aislamiento vigentes ya en los principales estados del país, como Sao Paulo y Rio de Janeiro.

"Esas medidas restrictivas son en algunos estados excesivas, no alcanzaron su objetivo. Aproximadamente 70% de la población se va a contagiar, no tiene sentido querer huir de eso", dijo Bolsonaro.

Se espera que la economía se contraiga un 3% este año, según la última encuesta Focus del banco central hecha entre 100 instituciones financieras, un punto porcentual más que el cálculo de la semana pasada de una retracción del 2 por ciento.