El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, resaltó el acuerdo alcanzado por el Mercosur con la Unión Europea y dijo que para alcanzar un entendimiento cada uno de los bloques debió “ceder un poco”. En tanto, Mauricio Macri -quien cedió la titularidad del bloque a su par brasileño- remarcó que se abre un desafío comercial y que se debe ir por “la convergencia” con la Alianza del Pacífico para “construir una región productiva con costas sobre dos océanos y ser uno de los polos de crecimiento mas dinámicos del mundo”.

El jefe de Estado brasileño sostuvo además que buscará movilizar las discusiones dentro del bloque y que uno de los temas en los que trabajará será en incluir dentro de la unión aduanera al comercio de automóviles y de azúcar, debido a que estos dos sectores mantienen en la actualidad un régimen especial. “Queremos un Mercosur de menos discursos y más acción”, subrayó el presidente brasileño.

“Necesitamos un Mercosur más dinámico. Apoyamos la propuesta argentina de reforma”

Macri y Bolsonaro fueron los primeros oradores de la Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur, que se desarrolló en el Centro de Convenciones Estación Belgrano, de la capital santafesina, en el cual Argentina le traspasa la titularidad pro témpore del bloque a Brasil, que pasará a detentarla durante los próximos seis meses. Al cederle la palabra a Bolsonaro, Macri dijo con humor que “ahora es el turno del presidente Bolsonaro, querido amigo, sin hablar del VAR, porque de eso no vamos a hablar”, en referencia a las faltas no cobradas a la selección argentina en el partido disputado contra Brasil en la reciente Copa América.

A lo que el presidente brasileño respondió -con el mismo tono que Macri- que “la única rivalidad de nosotros es el fútbol, en lo demás estamos todos bien unidos, gracias a Dios”.

En su discurso, Bolsonaro resaltó el acuerdo de libre comercio alcanzado con la Unión Europea y recordó que en el momento que se concretó el cierre del entendimiento, él estaba en Osaka, Japón, junto con el presidente Macri participando de la Cumbre del G20.

En otro tramo de su discurso, de contenido más político, Bolsonaro dijo que “no queremos en América del Sur una patria grande, queremos que cada país sea autónomo, sea democrático y que cada país sea grande”.

“Menos discurso, más acción sin ideologías y muchos mas resultados”, planteó el mandatario brasileño

De esta forma, el presidente brasileño explicitó su posición contra los movimientos políticos que postulan la idea de la “patria grande” en la región, bajo la idea de la unidad impulsada en su momento por líderes como Simón Bolívar y el general San Martín.

Tras explicitar esta posición, el jefe de Estado brasileño manifestó su solidaridad con el pueblo venezolano y criticó a la administración de Nicolás Maduro. “¿Cómo puede ser que un país tan rico como Venezuela haya llegado al punto en que llegó? Todos sabemos por qué pasó: por el populismo y la irresponsabilidad”, dijo. El bloque luego llamó formalmente a “buscar un pronto retorno de la institucionalidad democrática” (ver aparte).