El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, pidió este viernes a los brasileños que no lo "agredan" en las redes sociales y advirtió que los argentinos hicieron lo mismo con Mauricio Macri y, por esa razón, el ex presidente perdió las elecciones y el kirchnerismo regresó al gobierno.

“Les pido que no me agredan en las redes. El pueblo argentino trató a Macri en forma semejante y volvió el grupo de los Kirchner”, dijo Bolsonaro en un mensaje por Facebook divulgado a su llegada a India, donde cumple el primero de tres días de visita oficial.

A pesar de las buenas nuevas bien recibidas por su ministro de economía Paulo Guedes respecto a la propuesta de llevar gas de Vaca Muerta al sur de Brasil, realizada por el presidente de YPF, Guillermo Nielsen, Bolsonaro se la tomó con el gobierno argentino y también fustigó la decisión del ministro de Defensa argentino, Agustín Rossi, de impulsar cambios en las cúpulas de las Fuerzas Armadas argentinas.

Sin embargo, los mensajes parecen dirigidos más bien al frente interno, ya que las críticas fueron realizadas al comentar las divisiones surgidas dentro de la extrema derecha brasileña luego de que él mismo dijera -y hoy desmintiera- su intención de restarle poder al Ministerio de Justicia y Seguridad Pública que comanda el ex juez Sérgio Moro.

A través de Facebook, el presidente brasileño se refirió en un video a la vicepresidenta Cristina Kirchner, a quien vinculó con la ex mandataria Dilma Rousseff y el Foro de Sao Paulo.

“Evidentemente hay gente mejor que yo (para gobernar Brasil) pero hasta 2022 debemos trabajar con un solo objetivo, mejorar lo que está mal y hacer críticas constructivas”, dijo Bolsonaro desde dentro de un automóvil en Nueva Delhi.

En las redes, seguidores de Bolsonaro vienen expresando críticas al uso de la tarjeta de crédito corporativa de la familia presidencial.

El jueves por la noche, Bolsonaro publicó en las redes sociales una nota del diario El Cronista sobre cambios en las cúpulas militares argentinas.

“El presidente argentino Alberto Fernández y su vice, Cristina Kirchner, están preparando un proyecto para retirar de los comandantes militares el poder decisivo en asuntos internos de las fuerzas. Promociones, movimientos y designaciones no serán más hechas por los jefes, dejando a los militares sumisos a las voluntades políticas e ideológicas del gobierno”, dijo.

“No podemos olvidar que eso es lo que hizo Venezuela. Y esa fue una falla apuntada por el PT (Partido de los Trabajadores) por no haber obtenido el control de las Fuerzas Armadas en Brasil. ¿Tienen dudas de que eso ocurrirá si la izquierda vuelve al poder?”, subrayó.