El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, cuestionó este jueves el rumbo de la Argentina frente a la pandemia de coronavirus y sus consecuencias, al defender la línea del Gobierno federal brasileño de negar las cuarentenas y medidas de aislamiento social con freno en la actividad económica.

"Miren hacia dónde está yendo nuestra querida Argentina. ¿Alguien quiere eso para Brasil?" exclamó Bolsonaro, mientras hablaba sobre las consecuencias económicas y sociales de la pandemia, durante un discurso realizado en la puerta del Palacio de la Alvorada, su residencia presidencial.

Lo dijo luego de que el Banco Central proyectara una caída mayor del 5% en la economía de Brasil en 2020 y que 4,9 millones de brasileños perdieran el empleo desde febrero hasta abril.

El mandatario citó a la Argentina y también a Venezuela al pronosticar situaciones de "caos" generada por la crisis, aunque dijo que la recesión económica y la crisis futura no es su culpa, sino de los gobernadores e intendentes que decidieron por aislamiento social y cuarentena.

"Hemos tomado medidas para salvar el posible caos. El gobierno hizo su parte", dijo Bolsonaro.

"Por medidas que otros tomaron es que muchos pobres fueron transformados en miserables, mucha clase media cae a la pobreza y será difícil poner a la economía en funcionamiento", insistió.

Hace dos semanas, Bolsonaro había afirmado que Argentina "va camino al socialismo", y había justificado que la nación gobernada por Alberto Fernández tiene menos muertes que en su propio país por la diferencia en la cantidad de habitantes 

Hasta el miércoles se registraron en Brasil 25.935 muertes por coronavirus (Covid-19), con 418.608 casos registrados de manera oficial.

"¡Ya basta, mierda!"

El Presidente de  Brasil también amenazó abiertamente este jueves al Supremo Tribunal Federal (STF). "Ver a ciudadanos de bien con sus propiedades invadidas por ejercer su derecho a la libertad de expresión es una señal de que algo muy grave está ocurriendo con nuestra democracia", escribió en Twitter. De esta manera, el mandatario mostró su enojo contra la investigación que sus miembros ordenaron contra varios de sus aliados por montar un sistema de fake news contra los integrantes de la corte

"Respeto al STF, respeto al Congreso Nacional, pero para que ese respeto continúe parte ellos tienen que respetar también al Poder Ejecutivo", declaró más tarde en el Palacio de Alvorada. 

"Repito, no tendremos otro día como ayer. ¡Suficiente! Llegamos al límite. Tengo las armas de la democracia en la mano", insistió el mandatario. "Las cosas tienen un límite y hoy ha sido el último día. ¡Ya basta, mierda!", cerró furioso.