El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, iniciará mañana su primera visita oficial al extranjero con un viaje de tres días a Washington, que incluye el martes una reunión con el primer mandatario estadounidense, Donald Trump, para discutir sobre la crisis en Venezuela. 

Bolsonaro, que considera un ejemplo a Trump, eligió visitarlo en su primer viaje oficial para demostrar que su prioridad en política exterior es un mayor acercamiento a la primera economía mundial. En respuesta, el mandatario republicano eligió para alojarlo la residencia de Blair House, un lugar reservado para los invitados especiales del Gobierno estadounidense, ubicada en el mismo complejo de la Casa Blanca. 

Ambos gobiernos reconocieron que la situación en Venezuela será prioridad en las discusiones. "Reiteraremos nuestro compromiso de defensa de la democracia, especialmente en la región y más específicamente en Venezuela, en lo que venimos actuando de forma muy incisiva", afirmó el canciller brasileño, Ernesto Araújo, en una reciente transmisión al vivo en Facebook junto a Bolsonaro.

Brasil y Estados Unidos fueron de los primeros países en reconocer al líder de la Asamblea Nacional (Parlamento), Juan Guaidó, como presidente interino de Venezuela al considerar que Nicolás Maduro está usurpando el poder.

Si bien Washington se ha manifestado a favor de medidas más extremas para presionar a Maduro, Brasilia ha dicho que espera una salida pacífica y ha descartado una intervención militar.

Qué pedirá Bolsonaro

El presidente brasileño ya anticipó que aprovechará la visita para firmar un acuerdo de salvaguardas tecnológicas que permita que Estados Unidos lance cohetes transportadores de satélites desde Alcántara, una base espacial brasileña que por su ubicación estratégica, próxima a la línea del Ecuador, permite un significativo ahorro de combustible en las operaciones espaciales.

También discutirán sobre cooperación militar, debido a que es posible que Estados Unidos pase a considerar a Brasil como aliado militar estratégico fuera de la OTAN, informó la agencia de noticias EFE.

Por otro lado, se espera que Bolsonaro pida a Estados Unidos que elimine la exigencia de visas para los turistas brasileños, algo que viene siendo negociado desde hace varios meses y que fue facilitado con la decisión de Brasilia de eliminar unilateralmente tal exigencia para los estadounidenses.