El Ente Provisional Italiano (INPS) decidió incluir a los adultos mayores dentro de los posibes beneficiarios del llamado "bono baby sitter", estabelcido durante la pandemia del coronavirus (Covid-19). Este beneficio tiene un valor de 1.200 euros y se dará a quienes cuiden a los menores de 12 años, hijos de padres o madres que deban volver al trabajo tras la cuarentena.

Este nuevo beneficio se va a abonar de manera retroactiva a partir del 5 de marzo, cuando se cerraron todos los centros educativos. De acuerdo a los datos del Instituto Oficial de Estadística Italiano (Istat), cuando los dos padres trabajan, en el 60,4% de los casos son los abuelos, y principalmente las abuelas, las que se encargan del cuidado de los hijos. El porcentaje sube al 61,3% cuando el niño tiene entre 3 y 5 años de edad.

El diario italiano Corriere Della Sera reporta que se espera un crecimiento elevado en las solicitudes de bonificación, dado que "los abuelos-niñeras son una de las soluciones más practicadas por las familias italianas con ambos padres trabajando". Es por eso que "el 'bono de niñera' pronto podría llamarse de manera más realista el 'bono de abuelos'".

Para solicitarlo, es necesario registrar a ambas partes (padres y niñera) en el portal del Instituto Nacional de Seguros.

El INPS incluyó a los adultos mayores en el beneficio

Sin embargo, este bono está prohibido para los miembros de la familia que viven con el solicitante. Es decir, si los abuelos viven con sus nietos, no podrán solicitar el beneficio. Además, el cupón nunca se puede usar para la otra persona con responsabilidad parental (es decir, el otro padre, incluso si no viven juntos, o si están separados o divorciados).

Por último, el beneficio se proporciona con la condición de que no haya otro padre en la familia beneficiario de las herramientas de apoyo a los ingresos en caso de suspensión o cese de trabajo u otro padre desempleado o no trabajador, con quien, por lo tanto, existe incompatibilidad y prohibición de acumulación.

La polémica

El bono no se vio exento de cuestionamientos, que plantean que este beneficio no tiene en cuenta el cuidado de los adultos mayores, quienes fueron de los más afectados por la pandemia en Italia.

"Me enteré de la circular con la que el INPS extendió el "bonus baby sitter" también a los familiares que cuiden a los niños. Pero, en esta fase, los abuelos deben ser objeto de nuestro máximo cuidado, y proteger su salud fue y es una prioridad", planteó la ministra de Familia, Elena Bonetti, citada por el diario Repubblica.

Según los datos del gobierno italiano, entre el 21 de febrero y el 23 de junio el 95,4% de las más de 33.000 víctimas de coronavirus registradas en el país, tenía más de 60 años, y la franja más afectada fue de 80 a 89 años, con 13.718 fallecimientos hasta la semana pasada.

El coronavirus en Italia

El país fue uno de los epicentros del Covid-19 entre marzo y abril, pero pasó el pico y ahora se encuentra en una fase descendente de la curva, y con una apertura gradual de las actividades. Este lunes, Italia registró 126 casos nuevos y solo seis muertos por coronavirus, el dato más bajo desde el 23 de febrero, cuando habían muerto tres personas. 78 de los positivos pertenecen a la región de Lombardía.

Lombardía, donde se inició de la propagación del coronavirus en Italia a fines de febrero, acumula 16.639 de los 34.738 muertos del país. En ese marco, esa región, la más golpeada por la pandemia de coronavirus con casi el 50% de los muertos de todo Italia, decidió extender por 15 días más el uso obligatorio de barbijos en la vía pública.

El país flexibilizó las actividades, pero mantuvo la obligatoriedad del barbijo

"Hablé mucho con tantos expertos y por precaución continuaremos a hacer obligatorio el uso de barbijos por otros 15 días", anunció este lunes el presidente de la región del Norte italiano, Attilio Fontana, citado por el diario La Stampa.

La obligación de usar barbijos en las calles lombardas, incluida su capital Milán, fue ordenada el 5 de abril para intentar frenar los contagios, aunque actualmente la región sigue teniendo cerca del 60% de los nuevos casos diarios del país.

En el resto de Italia el uso de barbijos solo es obligatorio para viajar en transporte público y para ingresar a negocios y restaurantes.