El primer ministro británico, Boris Johnson, alertó que la rápida caída en las muertes por Covid-19 en Reino Unido se debió en gran parte a la cuarentena, y no al plan de vacunación desplegado en el territorio. Además, advirtió que cuando se levanten las restricciones "inevitablemente" habrá más contagios, internaciones y fallecimientos por coronavirus.

"La mayor parte del trabajo para reducir la enfermedad se ha realizado mediante el cierre", consideró Johnson este martes, y agregó que no había razón para cambiar la hoja de ruta para reabrir la economía, según consignó un informe de Reuters.

Con más de 127 mil muertes, el Reino Unido tiene el quinto mayor número de muertes en el mundo por coronavirus. "A medida que levantemos el bloqueo, el resultado será inevitablemente que veremos más infecciones y, lamentablemente, veremos más hospitalizaciones y muertes", subrayó Johnson.

Cuarentena en Reino Unido, ¿qué se puede hacer y qué no?

Reino Unido comenzó una cuarentena estricta en enero y las medidas todavía se mantienen, aunque con mayor flexibilidad: esta semana comenzó la fase 2 del plan del Gobierno para levantar las restricciones, lo cual implica la posibilidad de mantener reuniones sociales de hasta seis personas sólo en exteriores, y también realizar casamientos con hasta 15 invitados o funerales, con un máximo de 30 asistentes.

Desde este lunes se autorizó la reapertura de algunas actividades, como gimnasios, restaurantes con servicio al aire libre, peluquerías y todos los comercios de compras cotidianas. Sin embargo, está prohibido permanecer dentro de los hogares con personas que no vivan allí. Según lo planificado, la fase 3 comenzará no antes del 17 de mayo, y la fase 4 recién se prevé desde el 21 de junio en adelante.

En la noche del domingo, con la expectativa de que comience la flexibilización de las medidas, se formaron filas de gente que esperaba ansiosa tomar su primera cerveza en un bar y hasta se hicieron cuentas regresivas hasta quese hiciera la medianoche. Incluso Boris Johnson fue uno de los que en la mañana del lunes aprovechó a cortarse el pelo, tras no pisar una peluquería desde enero, informó Reuters.

 

Plan de vacunación

El plan de vacunación comenzó en diciembre y ya se ofreció la primera dosis a todos los mayores de 50 años, personas con factores de riesgo y trabajadores de la salud. El país ocupa el segundo puesto, por detrás de Israel, en cuanto a mayor proporción de su población que ha recibido al menos una dosis. El objetivo es inocular a todos los adultos del país para finales de julio.

Sin embargo, el lanzamiento de la campaña fue seguido un mes después por un tercer "lockdown" (cuarentena) a principios de enero para hacer frente al crecimiento sostenido de los contagios a causa de la transmisión de la variante "Kent" del virus, como se le llama a la cepa británica.

Desde febrero, las cifras diarias de infecciones, hospitalizaciones y muertes disminuyeron drásticamente, según calificó Reuters, lo cual Johnson atribuyó a las restricciones que dispuso su gobierno para la circulación y actividad económica.

El servicio de salud pública en Inglaterra indicó que en los grupos poblacionales a los que ya les ofrecieron vacunarse, el 95% de las personas que eran elegibles habían aceptado la oferta, y desde ahora las personas de 45 años o más también pueden reservar citas para recibir una inyección.